Independiente: Beccacece trata de aplacar los ánimos, pero el clima sigue tenso

Sebastián Beccacece parece haber quedado en una situación límite
Sebastián Beccacece parece haber quedado en una situación límite
Rodolfo Chisleanschi
(0)
17 de septiembre de 2019  • 23:59

Sebastián Beccacece salía de la sala donde acababa de dar su versión sobre lo ocurrido el domingo pasado en el vestuario de Independiente durante el entretiempo del encuentro ante Lanús. También de confirmar su consecuencia inmediata: la sanción interna de dos partidos sin jugar a Pablo Pérez. Dio apenas unos pasos y vio que el volante lo esperaba en la puerta de la cafetería en la que almuerzan los futbolistas. Todo sucedió muy rápido. Pérez sonrió, le pasó el brazo sobre el hombro a su entrenador, bajaron la escalera en caracol y así, abrazados, se perdieron rumbo al estacionamiento del predio de Villa Dominico.

El día y medio de furia, desconcierto y rumores que vivió el Rey de Copas quiso enseñar un final feliz y armónico entre el conductor que impone un castigo y el subordinado castigado que aparenta aceptarla. La imagen, un tanto surrealista, no evitó las sospechas: ¿de verdad todos pasaron página después del momento de descontrol que provocó el mediocampista el último domingo?

"Pablo se lo tomó muy bien, pidió disculpas y fueron aceptadas. Tengo un vínculo extraordinario con él, lo adoro, pero cometió un error, nada grave, y como líder debo tomar una decisión que sea la más justa y conveniente para el colectivo", había dicho Beccacece en una conferencia de prensa corta y contundente. Un cuarto de hora en el que contestó cada pregunta con gesto tenso, intentó desdramatizar lo sucedido, afirmó no imponerse plazos de continuidad al frente del equipo y negó con énfasis que Nicolás Domingo también haya sido apartado de las convocatorias: "Es algo que definiré el viernes", subrayó.

Pablo Pérez y Sebastián Beccacece, después de la conferencia de prensa
Pablo Pérez y Sebastián Beccacece, después de la conferencia de prensa Fuente: LA NACION

Convocada de manera imprevista y urgente -fue comunicada a las 12.30 y comenzó una hora más tarde-, la reunión con los periodistas no terminó de despejar la sensación de tormenta que cubre el horizonte de Independiente.

Viejos conocidos

Una larga relación une a Beccacece y Pablo Pérez. Se conocen desde 2010, cuando coincidieron en el Emelec, de Guayaquil. El origen común, Rosario, y sobre todo el fanatismo por Newell's los unió en largas charlas, reanudadas cuando coincidieron en las convocatorias del volante a la selección durante el ciclo de Jorge Sampaoli. Los dos viven en el mismo barrio cerrado, se llevan bien.

Por todo esto, el técnico conoce a la perfección el volcánico carácter del mediocampista: "Sabemos cómo es Pablo, un loquito lindo que a veces no controla sus impulsos y emociones. Eso atenta contra la armonía colectiva que yo defiendo", dijo ayer. Curiosamente, hace unos meses Domingo Blanco, jugador que volvió al Rojo tras convertirse en revelación de la temporada pasada de la mano de Beccacece en Defensa y Justicia, definió a su actual entrenador con las mismas palabras: "Un loquito lindo". Quizás en ese rasgo que los hace diferentes al resto se encuentre la explicación a tanta pasión desbordada.

El interrogante, en todo caso, es cómo puede afectar lo sucedido al ya de por sí flojo rendimiento del equipo. El 30 de mayo pasado, la dirigencia de los Moyano decidió hacer uso de la cláusula semestral de no renovación incluida en el contrato de Ariel Holan y despedir al técnico que en 2017 le había devuelto al club las alegrías y los títulos. La causa principal, más allá de que el nivel de juego y resultados había disminuido claramente, fueron las divergencias del entrenador con el plantel. Cansados de leer declaraciones contra Holan de jugadores que estaban o habían estado en el club, los dirigentes decidieron desprenderse de su técnico fetiche. Lo que no podían esperar es encontrarse en una situación semejante apenas tres meses después de la llegada de su reemplazante.

Pablo Pérez fue apartado del equipo por Beccacece
Pablo Pérez fue apartado del equipo por Beccacece Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

Beccacece admitió que Pablo Pérez "es un referente dentro y fuera de la cancha" y que la decisión tomada "puede condicionarme en el futuro". Lo que pueda ocurrir con Nicolás Domingo, a quien los oráculos no le auguran buenos tiempos, y hasta el absolutamente inusual calentamiento precompetitivo extra que debió realizar Martín Campaña en el entretiempo del partido ante Lanús caen en la misma bolsa.

Voces importantes

Los tres -Pérez, Domingo y Campaña- forman parte del selecto grupo de "voces fuertes" del plantel, y cualquiera que conozca los códigos del vestuario sabe que en circunstancias en las que cualquier acto es mirado con lupa, ningún hecho de este tipo pasa inadvertido.

Pese a todo, el técnico rosarino afirma con seguridad que el grupo "está fuerte", que lo ocurrido sirve para "unirnos más", y que el día a día se vive de manera "transparente y genuina" entre los integrantes del plantel.

El sábado, Independiente viaja a Tucumán. Le espera "un escenario complejo y adverso", según lo definió el propio Beccacece. Lo empuja la necesidad de una victoria, quizás el único camino posible para que los abrazos hagan olvidar las tempestades.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.