Jens Lehmann y el papelito de 2006: “Cambiasso era el único que no estaba en la lista”

Crédito: Fundación Laureus
Diez años después, el arquero que fue el héroe de Alemania al atajar dos penales, habló con canchallena.com y recordó aquella definición
Germán Leza
(0)
9 de mayo de 2016  • 08:00

Fue su momento de gloria. Y para la selección alemana fue la primera escala de una seguidilla de éxitos que finalmente los volvería a llevar a ganar la Copa del Mundo en 2014. Contra Argentina , claro. Es uno de los clásicos más fuertes de los Mundiales. Final del 86, final del 90, cuartos del 2006 y 2010, y Brasil. Para la selección albicelestes, es sinónimo de frustración. En la Alemania de 2006, Joachim Löw era el asistente de Jürgen Klinsmann. Después, se convirtió en el director de orquesta de una de las selecciones más vistosos de los mundiales.

Pero en aquella selección de 2006, Jens Lehmann , un buen arquero pero sin mayores pergaminos, se convirtió en el héroe germano. ¿El secreto? Su virtud atajando penales. No fue la primera vez que Lehmann se erigía en la figura en una definición por penales. E irrumpirán muchos más Lehmann en la frondosa historia de los mundiales. Ocurre que para los argentinos es imposible olvidarlo por ese bendito papelito en el que teóricamente llevaba anotado dónde patearían los jugadores argentinos. Alguna vez, Juan Román Riquelme dijo que el alemán no tenía anotado nada en ese trozo de papel. Que sólo lo lucía para que los ejecutantes entraran en pánico. La cuestión es que luego hasta se exhibió en el Museo de Historia Contemporánea de Bonn, casi como si fuera un trofeo de guerra. "El papelito no me ayudó demasiado", había dicho el arquero entonces, cuando su "machete" se convirtió en una pieza de museo.

10 años después, en la ciudad reconstruida de Berlín, a Lehmann lo rodean decenas de micrófonos y grabadores, un día antes de la entrega de los Premios Laureus. Con paciencia, atiende a todos. Las semifinales de la Liga de Campeones era la pregunta que el ex jugador de Arsenal no se cansaba de responder. Hasta que llega el momento de la prensa argentina, y el tema inexorablemente sólo puede ser uno y se pone serio: "¿El papel? No, no me acuerdo", dice. Y enseguida lanza una sonrisa pícara. Entonces, esa frase de Riquelme adquiere sentido, ¿realmente tenía anotaciones Lehmann en ese machete o lo utilizó para generar nervios en los jugadores?

En diálogo con canchallena.com, el arquero asegura que sí. Y afirma que esa misma mañana había estudiado a todos los pateadores argentinos, menos a uno: Esteban Cambiasso . "Había visto mucho, pero no sobre Cambiasso. El era el único que no estaba en la lista. Pero me acordaba de un penal que había pateado cuando jugaron Inter contra Villarreal, unos meses antes. Lo pateó al rincón derecho, y apenas antes de que patee, me acordé de eso", rememora el jugador que empezó su carrera en el Schalke 04.

Pero la costumbre de Lehmann comenzó mucho antes. En la final de la Liga de Europa de 1997 entre Shalke 04 y Milan fue la primera vez que lo hizo. Un entrenador mitad alemán, mitad holandés, Gus Stevens, fue quien lo instruyó en el hábito de estudiar los rivales en caso de que se defina desde los 12 pasos. "El me había dado la información de posibles tiradores de la Copa UEFA. Y le ganamos a Milan por penales la final. Los tenía anotados pero no les llevé al arco. Esta vez tuve que llevarme lo que anoté al arco porque, bueno, estaba un poco más viejo… porque no podía acordarme lo que había escrito en el mismo día.

-¿El mismo día escribiste los nombres?

-Anoté los nombres de los jugadores argentinos el mismo día, a la mañana. Jugábamos a la tarde y los escribí a la mañana.

El resto ya se conoce. Lehmann adivinó el palo de todos los ejecutantes. Julio Cruz fue el primero y convirtió. Después, el arquero se lo atajó al Ratón Ayala, que había sido el mejor jugador de la cancha. Llegó el turno de Maxi Rodríguez y también lo hizo. Y el cuarto fue la ejecución de Cambiasso y Lehmann, sobrio, alzó el puño derecho luego de parar el remate. Otra vez, Alemania fue el verdugo. Y por si alguno cree que la picardía es sólo criolla, Joachim Löw, el hombre que enfrentó a la Argentina en los últimos tres mundiales (en 2006 era segundo entrenador, detrás de Klinsmann), se animó a sacar un papelito en la conferencia de prensa anterior a la final a la Argentina.

OTROS PAPELITOS, ESPIAS Y IPAD

Hilario Navarro, ante Peñarol, 2014. Estudiantes había perdido 2-1 en el partido de vuelta por los octavos de final de la Copa Sudamericana, en Montevideo, se definían por penales. Con la ayuda de sus anotaciones en un papel, que luego exhibió, el arquero fue el héroe y atajó dos penales.

Gustavo Raggio, DT de Newell`s. En el clásico ante Rosario Central, también en octubre de 2014, por el torneo local. El entrenador leproso hizo circular un papel con cambios táctico. El machete fue entregado por el arquero suplente Lucas Hoyos a Oscar Usari, quien se lo pasó al "Coty" Fernández, y después se lo dio al capitán Lucas Bernardi. Cuando el árbitro del partido Patricio Loustau lo advirtió, le solicitó que se deshiciera del papel. No sirvió de mucho porque Central ganó 2-0.

Usó un iPod en la final. El arquero de Manchester United, Ben Foster, atajó dos penales en la final de la Carling Cup gracias al estudio previo que hizo en un iPod sobre cómo ejecutaban los pateadores de Tottenham Spurs. El United de Alex Ferguson fue campeón y muchos criticaron la actitud de Foster y hasta cuestionaron si fue reglamentaria su actitud.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.