De viaje. La ciudad del Cesio 137 y la polución