La eliminación de Rosario Central detonó la renuncia de Paolo Montero