La final argentina de la MLS: Diego Valeri, ya casi un norteamericano más

Diego Valeri está afincado en Portland
Diego Valeri está afincado en Portland Fuente: AFP
Claudio Mauri
(0)
7 de diciembre de 2018  • 08:00

"Lo vivo con un poco más de tranquilidad, estoy más grande". La MLS no tiene recovecos desconocidos para Diego Valeri, que a los 32 años transita por la sexta temporada en el Portland Timbers, al que llegó a préstamo en 2013 y se transformó en el lugar adecuado para desarrollar un doble proyecto: futbolístico y familiar. Ya fue campeón en 2015 ("creo que el actual plantel tiene un poco más de jerarquía") y distinguido MVP de la final de ese año. No lo desvela repetir la premiación personal. "Es un accidente, uno no lo busca premeditadamente. Alegrarte por algo individual es válido, pero lo que a uno más lo satisface es el logro colectivo", expresó en diálogo telefónico con la nación.

Está siendo una temporada para revalidar el apodo de Maestro que hace unos años le pusieron los hinchas. "Es por la posición que ocupo en la cancha. La gente me trató de manera espectacular desde que llegué, las cosas han ido bien, aunque no todo fue color de rosa", agregó. Con 18 goles y 14 asistencias entre la temporada regular y los playoff, Valeri es el tercer futbolista en la historia de la MLS en alcanzar durante cuatro temporadas el doble dígito en goles y pases-gol. "Acá le dan importancia a las estadísticas. En mi concepto, no lo dicen todo, pero algo dicen. Estoy satisfecho con que mi aporte individual tenga un reflejo colectivo".

Valeri admite que este sábado "Atlanta es favorito por ser local. Es una ventaja que se ganaron por la muy buena temporada que hicieron. Vamos a un estadio difícil a enfrentar a un gran equipo. Este año ya jugamos ahí y empatamos 1 a 1". Le harán sentir la condición de visitante: "Solo nos dieron 1500 entradas, son muy poquitas. Tenemos una hinchada muy seguidora. De hecho, nuestro club es uno de los pocos, si no el único, que tiene peñas en todos los estados".

Hay más reconocimiento para Atlanta: "Me gusta el equipo del Tata (Martino). Es de los mejores de la liga, ya lo era el año pasado. Me gusta porque propone el dominio posicional con la pelota, la amplitud de los centrales para salir jugando con claridad, con volantes que generan mucho. Se reforzó muy bien, tiene recambio, apostó por jóvenes con mucho futuro, como Barco y Almirón".

Leandro González Pirez, zaguero argentino de Atlanta, imagina un choque de estilos. Sobre esta posibilidad, Valeri comentó: "Mayormente, Atlanta intenta dominar los partidos. Nosotros buscamos más reducir los espacios entre las líneas, ser un equipo corto y presionar sobre la salida de ellos. No usar el contragolpe como una estrategia, pero sí como un arma más frente a un equipo al que le gusta someter posicionalmente al rival".

Del sistema de juego que aplica el director técnico Giovanni Savarese saca provecho la sociedad Valeri-Sebastián Blanco, que se conoce de Lanús y en esta temporada convirtieron 34 de los 63 goles de Timbers. "Venimos haciendo muchos goles con Seba. Una de las particularidades del equipo es la del volante con llegada, que puede lastimar. Jugamos con un solo punta definido (el norteamericano Ebobisse), que necesita el apoyo de los volantes. Seba y yo tenemos la misión de terminar como atacantes, con llegada al gol".

A la distancia, el bochorno del River-Boca le provocó "tristeza". Y amplió: "Era algo para que disfrutara todo el país. Lo que se vio tendría que hacer recapacitar a mucha gente. Incluidos los jugadores, para bajar la tensión y disfrutar más del juego. No coincido con que hayan llevado el partido a otro país, es una lástima, están castigando a la mayoría de la gente que fue en paz. Eso no es justo".

Consultado sobre si lo ocurrido le quita las ganas de volver algún a jugar en la Argentina, Valeri sorprendió con un episodio reciente: "Qué sé yo, no sé… Mirá, el otro día, cuando hicimos el gol de la clasificación en Kansas, nos revolearon de todo desde la tribuna. Para ellos es un escándalo que pase algo así. No es lo habitual y fue muy repudiado por el resto de la gente, que es sana y disfruta del entretenimiento".

Le queda un año más contrato. ¿Un Lanús comprometido con los promedios lo haría volver? "No me creo un superhéroe. Los que queremos a Lanús tenemos que hacer lo mejor para el club. En mi caso, las decisiones ya no las tomo en solitario. Mi mujer y mi hija van a marcar el camino que quieren para la familia".ß

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.