Las tres razones por las que Independiente se deshace de Marcelo Gómez, el DT de la reserva

Durante un año Marcelo "Negro" Gómez fue el entrenador de la reserva de Indpendiente; su campaña fue buena y el equipo terminó subcampeón.
Durante un año Marcelo "Negro" Gómez fue el entrenador de la reserva de Indpendiente; su campaña fue buena y el equipo terminó subcampeón. Crédito: Twitter
(0)
13 de junio de 2020  • 22:39

"Estaba bien hasta ayer. Estoy tratando de salir del golpe. Moyano, Maldonado, el secretario de Prensa decían públicamente que seguía, y ayer me dijeron lo contrario. Que yo no encajaba en el proyecto".

Con ese malestar, expresado en Radio La Red, Marcelo Gómez reconoció que ya no será el entrenador de la reserva de Independiente. Mal no le iba, por cierto: en el año en que estuvo al mando (aunque con muchos menos meses de actividad, entre las vacaciones y la cuarentena), cosechó once victorias, ocho igualdades y cuatro caídas. Sin ir más lejos, el equipo resultó subcampeón.. Él tenía la intención de continuar, pero se encontró con la negativa oficial del nuevo manager, Jorge Burruchaga, y la no pública de los principales directivos, el presidente Hugo Moyano y el secretario general Guillermo Maldonado.

Fue Burruchaga el encargado de anunciarle que no se renovaría el contrato, que vencerá este mes. El ex mediocampista de Vélez estaba preocupado por la renovación, para la cual no era convocado. Y en el contexto de la cuarentena, que tiene congelado al fútbol sin fecha de reanudación, el puesto de trabajo de directores técnicos como Gómez es más vulnerable: el fútbol juvenil está suspendido hasta 2021.

De ahí una de las razones de la no continuidad, según analiza el sitio partidario Infiernorojo.com. Sin poder dirigir cara a cara durante un semestre, sin competencia oficial en la división y con un costo alto para un club que tiene cuentas del mismo color que su camiseta, Gómez le resultó prescindible a la dirigencia.

Además, esas mismas finanzas hacen que los Moyano piensen en gente del club, específicamente en empleados, para encargarse de la reserva. De entrenarla remotamente mientras no haya competencias. Luego, el año próximo, Independiente decidirá quién quedará definitivamente a cargo, sin descartar que la función siga en manos de trabajadores permanentes de la entidad.

Y una tercera causa es que Gómez, que ha conducido a divisiones inferiores de Vélez y a la primera de Godoy Cruz, trabaja con Christian Bragarnik, un controvertido representante de futbolistas y entrenadores. El vínculo de éste con el club es tal que ninguno de sus jugadores se quedaría en el club: Leandro Fernández, Lucas Romero y Brian Romero.

El Negro Gómez, que supo ser él mismo representante y empezó más por necesidad económica que por convicción el curso de dirección técnica, tuvo experiencias negativas en resultados y relaciones humanas hasta que llegó a Independiente. En el club de Avellaneda se manejó mejor y empezó a disfrutar el trabajo, cosa facilitada por los buenos resultados. Cuando más cómodo estaba, la tesorería de una institución jaqueada y la cuarentena golpean su fuente laboral. La desprolijidad económica del fútbol y la pandemia pueden hacer perder su puesto aun a un subcampeón.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.