Lluvia de inversiones norteamericanas en el fútbol europeo

Marcelo Gantman
Marcelo Gantman PARA LA NACION
Crédito: DPA
(0)
13 de octubre de 2020  • 00:01

Los jeques árabes. Es probable que ese sea el primer resultado que arroje una rápida búsqueda mental cuando se piense en propietarios de clubes de fútbol en Europa. La respuesta es correcta, pero atrasa: hace cinco años que el fenómeno de compra de clubes europeos corresponde a fondos de inversión y compañías provenientes de Estados Unidos. Según datos ofrecidos por CIES Sports Intelligence actualmente hay 23 clubes de primera y segunda división en Inglaterra, Francia, España e Italia que están en manos de inversores norteamericanos. La adquisición más reciente se dio con Parma (Serie A) por parte de Krause Group, una compañía basada en Iowa que agrega el fútbol a su cartera de negocios agrícolas, comercios minoristas, bienes raíces, cavas y hoteles.

Parma es el cuarto club italiano que queda en manos de dueños norteamericanos desde 2018. Milan, Fiorentina y Roma son otros clubes emblemáticos con inversiones de ese origen en ese lapso. A finales de julio la prensa dedicada a los negocios deportivos anunció el lanzamiento de RedBall Acquisition Corp, un fondo de inversión norteamericano creado bajo la figura SPAC, (empresa de adquisición de propósito especial) cuya finalidad es levantar capital para una potencial fusión o adquisición de una empresa. RedBall es la unión de un ex banquero de Goldman Sachs llamado Gerry Cardinale y el célebre Billy Beane, el manager de béisbol de Oakland Athletics creador del concepto de "Moneyball" que transformó para siempre el uso de las estadísticas avanzadas para la detección y compra de jugadores. RedBall juntó en agosto pasado 575 millones de dólares para "cazar" negocios vinculados al deporte y el análisis de datos.

La noticia es relevante en este contexto de avanzada de capitales norteamericanos en el fútbol porque RedBall está en conversaciones con John Henry, el propietario de los Boston Red Sox y Liverpool FC a través de Fenway Sports Group. Según informó The Wall Street Journal, RedBall busca sumar 1.000 millones de dólares extra para fusionarse con Fenway Sports y comprar una participación en Liverpool que no superaría el 25 por ciento. El club tendría un valor de mercado estimado en 8.000 millones de dólares incluida su deuda. RedBall es una especie de caballo de Troya donde habitan dueños y ex managers de franquicias norteamericanas como Oakland Athletics, San José EarthQuakes, Dallas Cowboys y Luke Bornn, el experto en analíticas deportivas que actualmente es vicepresidente de estrategias de Sacramento Kings.

Rocco Commisso, empresario italo-americano del negocio de las telecomunicaciones, tiene prevista una inversión de 250 millones de dólares para la renovación total del estadio de la Fiorentina, el club que compró en junio de 2019. En una entrevista con Off The Pitch, Commisso aseguró que la burocracia local demora los trámites para modernizar el Artemio Franchi, inaugurado en 1931. "Hace falta un nuevo estadio para que Fiorentina pueda volver a la elite europea y pueda recaudar el doble de lo que vamos a invertir", dijo Commisso. Cuando le preguntaron por el gran interés de los inversores norteamericanos por los clubes europeos, aseguró que "hay un potencial en el fútbol de Europa todavía sin explotar como esos mismos inversores ven en el deporte norteamericano".

El 74 por ciento de las inversiones norteamericanas en clubes de fútbol, agrega CIES, se produjeron a partir de 2015, el año en el que las investigaciones del FBI hicieron estallar el llamado "Figagate". Pero ya se sabe: correlación no implica causalidad.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.