Lucas Bernardi y Eduardo Coudet ojean sus cartas para el clásico rosarino