Lucho González, del ocaso en River al gol de los dos millones de dólares en la Copa Libertadores

Lucho González
Lucho González
El volante, de 36 años, será titular esta noche frente a San Lorenzo por la Copa Libertadores en el Nuevo Gasómetro
Fernando Vergara
(0)
15 de marzo de 2017  • 11:13

Su andar es inconfundible. Hay ciertos futbolistas a los que se puede reconocer apenas con verlos correr o haciendo hincapié en los movimientos de su cuerpo, aún sin observar su rostro. Luis Oscar González , Lucho, entra perfectamente en ese lote. Después de una carrera de nueve años en Europa y un segundo paso por River , el volante atraviesa en Atlético Paranaense de Brasil el tramo final de su carrera. En un equipo sin nombres rutilantes (destaca Grafite, recordado por el episodio con Leandro Desábato), Lucho es el principal referente del segundo rival de San Lorenzo esta noche por la Copa Libertadores 2017. El volante, de 36 años, pasó del ocaso en River y de ciertas dudas acerca de su continuidad en el fútbol a ser la cabeza visible de un conjunto que jugará el torneo más importante del continente por quinta ocasión. “Tiene las características tanto de un jugador brasileño como de uno argentino. Le pega a la pelota de una manera diferente. Lucho es fundamental para nosotros dentro y fuera del campo de juego”, lo elogió en LA NACION Paulo Autuori, entrenador que ganó dos Libertadores, con Cruzeiro y San Pablo.

El volante argentino arribó a Paranaense en el segundo semestre del año pasado, con la responsabilidad de ser el armador del equipo. Le costó tomar las riendas e incluso fue observado de reojo por los hinchas. Fue el propio Autuori quien tuvo que salir en su defensa: “Para nosotros es importante contar con un jugador como él, no podemos renunciar a eso”, sentenció el DT. Ahí empezó esta especie de renacer. González fue titular en los cuatro partidos de la fase de clasificación de la Libertadores. Y marcó, en definitiva, el gol de los “dos millones de dólares”, como lo han catalogado en Curitiba, ciudad donde está radicado su club. Luego del 3-3 como local ante Deportivo Capiatá, Lucho anotó el 1-0 en Paraguay y abrió la puerta que los depositó en el grupo 4. El monto, claro, hace referencia al dinero que ya se aseguró el Furacão (Huracán) brasileño por su participación en un certamen novedoso para ellos. Ya en el primer encuentro frente a Universidad Católica, el volante también celebró un tanto en la igualdad 2-2. Viene de racha.

A diferencia de ese primer paso explosivo en River (entre 2002 y 2005) que lo catapultó al fútbol europeo, el segundo tramo de Lucho con los millonarios (2015-2016) fue sin tanta participación: terminó jugando sólo 32 partidos (en 18 de ellos ingresó desde el banco) y marcó dos goles. Se dio el gusto de celebrar la Libertadores 2015 y le marcó un gol a Trujillanos en esa competencia. En junio del año pasado avisó que dejaba el club. Su esposa es portuguesa, con lo cual pensó en un posible regreso al país luso. Pero, en definitiva, lo tentó el llamado de Autuori para comandar el juego de Paranaense. En septiembre anunciaron su arribo y firmaron un contrato que lo vincula con el equipo brasileño hasta diciembre de este año. “Me atrapó el proyecto del club y que el propio entrenador se tome el trabajo de comunicarse conmigo. Me hizo sentir importante nuevamente. Las instalaciones de la institución están al nivel de las europeas. Los torneos en Brasil son muy competitivos y no lo dudé ni un minuto”, explicó a LA NACION el jugador formado en Huracán.

-Más asentado, ¿qué diferencia encontrás entre tu primer semestre en Brasil y este inicio de año?

-Parece una frase trillada pero el proceso de adaptación es necesario y real. No es una excusa. Cuando entré a Paranaense me llevó un tiempo largo conocer a mis compañeros y adaptarme al sistema de juego. No fue sencillo pero tuve continuidad en los partidos y la pretemporada fue bárbara. En esta Libertadores llevo dos goles y estoy feliz.

-¿Es especial enfrentar a San Lorenzo?

-Sí, siempre. Sabíamos que si superábamos las dos fases preliminares nos iba a tocar en este grupo. Volver a jugar en mi país siempre es especial. La idea de Paranaense es sacar un buen resultado en Buenos Aires. El empate también sirve.

-¿De qué se tiene que cuidar el equipo de Diego Aguirre?

-Somos un equipo que intenta tener una idea de juego, nos gusta ir al frente tanto de local como de visitante. En Paraguay fuimos a buscar la clasificación y marcó una muestra de carácter. Tenemos jugadores con ganas de crecer en esta competición. Por supuesto que será difícil, San Lorenzo intentará arrinconarnos de entrada.

Lucho González, ex futbolista de Porto, Olympique de Marsella y Al Rayyan de Qatar, entre otros, cuenta con una estadística particular: es uno de los futbolistas argentinos en actividad que acumula más títulos en su palmarés: 24, número al que también trepa Esteban Cambiasso. Por encima de ellos, el astro Lionel Messi con 31.

-¿Qué te genera esa estadística?

-Yo intento ganar torneos siempre, me encantaría festejar alguno con el Paranaense antes de mi retiro. Pero compararme con el número uno del mundo no tiene ningún sentido, ja.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.