Suscriptor digital

Marcelo Gallardo y Hernán Crespo: una historia de fútbol, amistad y pasiones

Año 2000, en Maracaibo, Gallardo y Crespo festejan un gol por las eliminatorias para la copa del mundo 2002
Año 2000, en Maracaibo, Gallardo y Crespo festejan un gol por las eliminatorias para la copa del mundo 2002 Fuente: AP - Crédito: Ricardo Mazalan
Ariel Ruya
(0)
16 de febrero de 2019  • 22:44

Iban 41 minutos del segundo tiempo, el 26 de junio de 1996, en un abarrotado Monumental, cobijado por casi 70.000 personas. Frío afuera, un hervidero adentro. River le gana por 2 a 0 a América de Cali y está a segundos de alcanzar la segunda Copa Libertadores de su historia. Hernán Jorge Crespo, el héroe, el autor de los goles, deja el campo de juego. Camiseta número 11, saluda al árbitro y va directo al encuentro con un amigo, que lo espera del otro lado del rectángulo. Marcelo Daniel Gallardo, el dueño de la 10, lo aplaude, lo abraza, le da un beso y entra. Crespo se besa la camiseta y levanta los brazos. Sobre el césped, Gallardo captura la pelota, intenta frenar la ansiedad. A un costado, Ramón Díaz sigue silbando.

Marcelo Gallardo
Marcelo Gallardo Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

El Muñeco nació en Merlo hace 43 años. Valdanito es de Florida, de la misma edad: le lleva apenas seis meses. Son dos productos caseros del semillero millonario, de tiempos de excesos en calidad y cantidad. El primer día de Gallardo en Núñez fue curioso. Acompañado por su padre, Máximo, como cualquier otro juvenil con sueños de pelota, se presentó porque se había enterado de que el club solía hacer pruebas para descubrir nuevos talentos. La ansiedad –esa misma que hoy confiesa que lo martiriza– lo doblegaba: hacía horas que esperaba su turno a un costado del campo de juego. Pensó en irse: fue directo a la puerta de salida.

"¿A dónde vas?", le preguntó Gabriel Rodríguez, el entrenador. "Me voy a casa, si no me quieren, me voy", le contestó, con una personalidad a toda prueba. Al fin, entró en el equipo de los titulares. Pero esa alegría no le duró mucho. Iban 10 minutos de la prueba y el Muñeco –cuentan testigos preferenciales–, dejó otra vez la cancha. El DT, colérico, volvió a preguntar: "¿A dónde vas, ahora?". Y el Muñeco le contestó: "A mi casa, no me dan un pase…". Al rato, mezclado entre los suplentes, convirtió dos goles y no le podían sacar la pelota. Tiempo después, Gallardo lo recordó con una sonrisa: "Lo asombré tanto al técnico que no paraba de decir: dale la pelota al de verde... y el de verde era yo". Líder, talentoso, "bien ubicado" y cerebral: así lo definían en esos años.

Crespo era un adolescente de clase media alta de la zona norte. Se probó con cuatro amigos de la escuela. Fue el único que quedó de ese grupo, pero se tomaron su tiempo: le confirmaron el puesto un mes después. En 1991, en las inferiores, Crespo alcanzaba pelotas en los partidos del campeonato, en el Monumental, y se abrazaba con Ramón Díaz, cada vez que el riojano marcaba un gol. Se abrazaban bastante seguido.

Los dos crearon una carrera maravillosa, sobre todo, Crespo, que actuó en gigantes de Europa como Lazio, Milan, Inter y Chelsea. Títulos, condecoraciones y un rato largo en el seleccionado. Compartieron dos Copas del Mundo: Francia 1998 y Japón y Corea del Sur 2002. En Saint Etienne, fueron cómplices de un partido inolvidable para la Argentina: el triunfo frente a Inglaterra por 4 a 3 en los penales, luego de un electrizante 2 a 2. Los dos ingresaron en la parte final: Crespo por Gabriel Batistutay Gallardo por el Piojo López. En la definición, David Seaman atajó el remate del delantero, el tiro del enganche fue a la red.

Daniel Passarella fue un padre futbolístico, con la banda roja y en celeste y blanco, más allá de que el tiempo los fue enemistando. Tuvieron un debut parecido: triunfo cómodo frente a Newell’s. El 18 de abril de 1993, River se impuso por 2 a 0, con goles de Rubén Da Silva, en el Monumental. A los 17 minutos de la segunda mitad, Gallardo reemplazó a Ariel Ortega, otro crack de la casa. El 7 de noviembre del mismo año, el equipo millonario se impuso por 4 a 1 (Medina Bello -2-, Hernán Díaz y Silvani) y, cuando se bajaba el telón, el DT dispuso el ingreso de Crespo, de 18 años, por el Mencho.

Crespo jamás volvió a Núñez. Alguna vez contó que se encontró en un shopping con Passarella, el presidente en la etapa más oscura. "Terminé mi contrato con Parma y River estaba jodido con los promedios. No quise renovar para ver qué pasaba. Entonces viajé a la Argentina. Hablé con Almeyda, que aún era jugador, y me dijo que vaya directamente al entrenamiento. Empezamos a buscar casa y un colegio para las nenas. Passarella no me llamaba. Fui al club, pero me evitó. Hasta que me lo encontré y me dijo ‘Quiero hablar con vos’. Yo, por supuesto, le dije que había vuelto al país para eso. Y ahí llegó la frase. Me dijo: ‘Escúchame, ¿no tenés 300 lucas? Necesito para el fideicomiso y otras cosas’… Me quería morir. Quería hablar con él para volver a River y me vino con esto". Gallardo volvió en dos etapas; una buena, otra para el olvido.

"Con Marcelo pueden pasar cinco años sin hablarnos que nos vemos y es como si nos hubiéramos visto todos los días" (Crespo)

El Muñeco quería al Káiser como un padre: es el padrino del hijo mayor, Nahuel, hoy parte del plantel. Sin embargo, Gallardo tuvo que irse dos veces de River por su mentor: la primera, como futbolista, en 2006, porque el Passarella DT eligió en su lugar a Fernando Belluschi. La segunda, en 2010, porque el Passarella presidente respaldó a Ángel Cappa y el Muñeco se despidió. En Nacional, de Montevideo, volvió a ser feliz: exitoso como jugador y como técnico, en su primera experiencia.

Hernán Crespo en Banfield
Hernán Crespo en Banfield Fuente: LA NACION - Crédito: Diego Lima

Cuando Ramón Díaz cerró el portón luego del título doméstico de 2014, antes de que asuma Gallardo, Crespo, desde Italia, era otro candidato. Enzo Francescoli –excompañero de los dos–, se inclinó por el Muñeco. Crespo esperó su tiempo: apenas ahora es DT, en Banfield. Gallardo es el mejor de la historia millonaria, Crespo todavía no ganó en el Taladro. "Con Marcelo pueden pasar cinco años sin hablarnos que nos vemos y es como si nos hubiéramos visto todos los días", cuenta.

Crespo se rinde frente al Muñeco. "No quiero generar malestar en Ramón Díaz ni en la familia Labruna; pero Marcelo ha hecho en los últimos años algo extraordinario, sobre todo en los títulos internacionales. Está en el lugar que se merece", descubre. Y va más allá: "Gallardo llevó a River a la elite mundial. Se preparó para esto, no me sorprendió como técnico porque como jugador era muy pensante", cuenta el exdelantero, que sabe que el futuro va a poner las cosas en su lugar. "River está en mi futuro, pero ahora no es el momento de hablar de eso", acepta.

De grandes se hicieron de River, de jóvenes eran del Ciclón. "Soy de San Lorenzo, desde chiquito soy de San Lorenzo", describe un joven Muñeco, en un video de dudosa calidad, antes de la novela de su vida con el Monumental. Crespo lo dijo más de una vez: "Soy hincha de San Lorenzo y estuve cerca de dirigirlo". Cuando el Ciclón logró la postergada Libertadores, publicó: "San Lorenzo Campeón de la Copa Libertadores! ... Imagino la felicidad de aquel chico y adolescente de Florida".

Se van a reencontrar esta noche, desde las 21.30, en Banfield. Habrá un abrazo interminable y más tarde, un partido. Una excusa perfecta para una amistad de 25 años.

Por: Ariel Ruya

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?