Mensajes y contradicciones superclásicos

Eduardo Ahmar Dakno
(0)
2 de octubre de 2014  

Hay intenciones, gestos. Y hay realidades, provocaciones. Hay contradicciones e hipocresías. Son superclásicas, también."Dando un mensaje de no violencia ayudamos a que regresen los visitantes para que el clásico con Boca sea otra vez el más importante del mundo", se esperanzó el presidente de River, Rodolfo D'Onofrio. Fue hace 48 horas, en el encuentro solidario de la Fundación SOS Infantil que reunió a los arqueros Marcelo Barovero y Agustín Orion.

Antes, después o mientras esto sucedía, un jugador de su club, Teo Gutiérrez, posaba con una leyenda: "No fue corner". El goleador del campeonato sabía lo que hacía. Su gesto está en las antípodas del mensaje que quiso transmitir D'Onofrio. No trascendió qué hará River ante esa actitud.

Por las palabras y por quién las pronunció, la devolución de Boca fue más preocupante. Resultó decididamente inaceptable para quien ocupa la vicepresidencia de un club. Tampoco en la entidad de la Ribera se escuchó pronunciamiento alguno sobre las desafortunadas expresiones de Juan Carlos Crespi. También era consciente de lo que decía. "Pongámosle alegría al país", intentó justificarse posteriormente. Fue inútil. Lo que todos esperan que un dirigente ponga es seriedad. River pagará más de un millón de pesos para que 1250 policías y 400 agentes privados garanticen la seguridad el domingo, en el Monumental, sin visitantes. Sí habrá socios, algunos con puestos en el gobierno de la ciudad o en municipios del primer cordón del conurbano bonaerense, que protagonizaron o amenazan con sangrientas peleas para quedarse con el poder dentro de la barra Los borrachos del Tablón. "Todos tenemos que colaborar para normalizar al fútbol argentino, que no haya más violencia. Estamos dando un paso importante", concluyó D'Onofrio anteanoche. Está claro que no todos van en la misma dirección.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.