La salida de Messi de Barcelona: el diario inglés The Guardian asegura que no mejorará a Manchester City

(0)
30 de agosto de 2020  • 14:00

Más que nunca, luego de que no se presentara a la Ciudad Deportiva de Barcelona para las pruebas de PCR, crece la posibilidad de que Lionel Messi salga del club catalán y desembarque en Manchester City. Sin embargo, el diario inglés The Guardian cree poco conveniente que la Pulga se incorpore al equipo dirigido por Pep Guardiola.

Escrito por el periodista Jonathan Wilson, el artículo tiene un título es contundente: "Olviden el romance. Lionel Messi no hará mejor al Manchester City". La opinión del influyente periódico inglé llegó en medio de la postura de la Liga de España, que a través de un comunicado oficial asegura que la Pulga tiene contrato en vigor (2021) y una cláusula de rescisión sin dar la cifra (la entidad azulgrana mantiene que es de 700 millones de euros). Al mismo tiempo, advierte que no lo dará de baja federativa si no paga dicha cláusula.

Lo que dice el artículo de The Guardian:

Hace quince días surgieron dos historias clave en Lisboa. Se produjo el colapso del Barcelona y otra salida prematura del Manchester City. Desde un punto de vista narrativo, el reencuentro de Lionel Messi y Pep Guardiola tiene mucho sentido, una fusión de dos historias actuales, el resurgimiento de uno de los grandes romances del fútbol.

Allí estaban, en 2011, Pep y Leo, el entrenador genio que había cambiado la forma en que se juega el juego y el jugador genio con los pies y el cerebro extraordinario, una colaboración que había creado posiblemente el mejor equipo de club que jamás haya existido. ¿Quién soñaba entonces, mientras celebraban en el campo de Wembley después de su segundo título europeo juntos, jóvenes y esperanzados, reyes del mundo, que sería un placer que pasarían el resto de sus vidas tratando de replicar? Pero la edad, la desgracia y la entropía nos llegan a todos.

La temporada siguiente vio la revancha de José Mourinho, a nivel nacional. Un Guardiola exhausto no pudo responder. Hubo una incomprensible salida de Champions al Chelsea, dos partidos en los que el Barça hizo casi todo bien pero no consiguió convertir ocasiones y encajó tres goles en el contragolpe. Se estableció la plantilla de la fatalidad.

Messi ha vuelto a ganar la Champions en 2015. Pero Guardiola sigue estancado en dos títulos, detrás de Bob Paisley y Zinedine Zidane. Los semióticos de la moda empresarial tal vez vieron en la decisión de Guardiola de usar una camiseta de manga larga debajo de un jersey de cachemir de punto fino en una noche de asado en Lisboa evidencia de su ansiedad, una capa adicional de protección que resultó contraproducente mientras sudaba a través de ambos.

A medida que el fútbol se ha convertido más en recuperar el balón que en retenerlo, han comenzado a plantearse preguntas legítimas sobre si Guardiola ya está en la vanguardia táctica del juego. También han comenzado a expresarse reservas sobre Messi. Brillante como es, esta fue la undécima temporada consecutiva en la que anotó 25 o más goles en la Liga, aparte de todo lo que hace, ¿desequilibra a un equipo? ¿Por qué en los últimos cuatro años, tanto Barcelona como Argentina han comenzado a fallar de manera similar? ¿Y puede un hombre de 33 años que corre tan poco valer realmente la mayor parte de 100 millones de libras al año?

Entonces, ¿qué mejor manera de calmar las dudas, qué mejor manera de que el City complete el proyecto de construir el Barcelona en medio de los oscuros molinos satánicos que reuniéndolos?

Hubo algunos roces menores en esa última temporada en Barcelona, una sensación de que Messi comenzaba a cansarse de las incesantes demandas de Guardiola, pero no hay nada como la ausencia y el dolor para barrer las pequeñas irritaciones y recordarnos lo que solíamos tener. No podría haber un mejor final para la carrera de Messi en el club que completar este último trabajo, reavivar el sueño perfecto que él y Guardiola compartieron una vez. Pero a pesar de que todas las campanas pueden estar sonando y convocándolas, está la incómoda cuestión de la realidad. El fútbol no es, todavía, una serie de Netflix, y mucho menos una comedia romántica.

Esas objeciones sobre Messi y Guardiola aún pueden estar distantes, ambos permanecen muy cerca de la cima de su juego, pero son lo suficientemente reales. En la temporada 2009-10, Messi recuperó el balón 2,1 veces por partido en la Liga. En la 2011-12, se redujo a 1,2. Desde que se fue Guardiola, esa cifra nunca ha superado el 1.

Una comparación con la derecha de ataque del City es reveladora. La anterior temporada, el rol fue compartido entre Riyad Mahrez, Bernardo Silva y Raheem Sterling, quienes promediaron 1.4 recuperaciones por partido (aunque Bernardo Silva fue notablemente más efectivo en ese sentido que Mahrez). La temporada pasada, Mahrez jugó 20 veces por la derecha en la Premier y promedió 1.3 recuperaciones por partido, mientras que Bernardo jugó allí 11 veces y promedió 1.8. La cifra comparativamente baja de Mahrez es en sí misma reveladora, pero todavía es aproximadamente dos tercios más que el actual Messi.

Quizás Messi podría encontrar nueva energía con un nuevo desafío, pero el Barcelona es el arquetipo del lado de presionar y tener el balón. Si no encierra a los rivales allí probablemente sea porque ya no es capaz de hacerlo. Dar cabida a una figura que ofrece tan poco en términos de trabajo defensivo requeriría una modificación significativa.

Suponiendo que un jugador que solo ha jugado para un club pueda establecerse en otro lugar, Messi, por supuesto, aumentaría la potencia de ataque del City. Debería ser garantía de goles. Podría decirse que es el mejor regateador de todos los tiempos. Ve ángulos y opciones mucho antes de que se revelen a los mortales. Ya sea que jugara como un falso 9 o por la derecha, haría del City, como haría de cualquier equipo del mundo, un mejor flanco de ataque. Tiene la capacidad de cambiar el impulso de los juegos.

Pero atacar no es problema del City. Fueron los máximos goleadores de la Premier League la temporada pasada. Anotaron cuatro o más goles en 11 de sus 38 partidos ligueros. Su problema, cada vez más, es sin balón. Ahí es donde Jürgen Klopp y la escuela alemana han encontrado una ventaja. Guardiola lo sabe, por eso la idea del contraataque del Lyon provocó un ajuste táctico tan importante.

Messi no mejorará la defensiva del City; todo lo contrario. En 2017, el Barça salió de la Champions tras recibir cuatro y tres en partidos eliminatorios individuales; en 2018, tras conceder tres; en 2019; cuatro en 2020, ocho. Cambiaban los directivos, cambiaban los jugadores, cambiaban los sistemas, Messi era constante: no es la solución para una mandíbula de cristal, solo un cristal de grado más fino.

Esta, de todos modos, es la primera vez que Guardiola empieza una quinta temporada en un club como entrenador. Parte de su brillantez es su intensidad, su implacable deseo de mejora y control. Incluso el verano pasado hubo rumores en la preparación del City de que él era más exigente que nunca; es difícil imaginar que las decepciones de la temporada pasada lo hayan relajado.

En un momento en el que la prioridad del City debe ser restablecer su contraataque y reducir su vulnerabilidad al quiebre, la suma de un talento de ataque brillante pero idiosincrásico, aunque dramáticamente satisfactorio, parece una complicación innecesaria.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.