El fútbol de ascenso, en pie de guerra contra el Comité de regularización de la AFA