Patronato-Independiente, Superliga: el Rojo perdió en Paraná y sigue confundido por su irregularidad

Argentina Superliga
  • 1
Patronato

Patronato

  • Lautaro Comas
  • 0
Independiente

Independiente

Christian Leblebidjian
(0)
31 de agosto de 2019  • 19:01

Independiente no levanta, ni en el juego ni en los resultados. Le cuesta hacer goles, pero ese sería el principal problema si generara muchas chances de gol por partido y careciera de eficacia para convertir, pero no. El equipo de Sebastián Beccacece fabrica pocas situaciones, no tiene sociedades ofensivas que generen ilusión y defensivamente da tantas ventajas como en el último tiempo del ciclo de Holan. Así fue como Patronato logró vencerlo 1-0 por la 5° fecha de la Superliga, aprovechando las falencias de la última línea y defendiendo en bloque, casi sin dejarle espacios.

Ambos equipos venían de jugar una especie de "previa" entresemana, ya que por la Copa Argentina el equipo de Avellaneda eliminó a un Patronato con varios futbolistas suplentes tras vencerlo 1-0. Pero Independiente chocó con las mismas dificultades: falta de generación de juego y alguna definición imperfecta cuando logró quedar mano a mano con el arquero Ibáñez. La única chance clara en el primer tiempo fue un mano a mano que Ibáñez le ganó a Palacios (tras un muy buen pase filtrado de Benítez) y después apenas sumó una aproximación con un centro-gol rasante de Domingo Blanco que ningún delantero sin oficio de 9 (Benítez, Palacios y Pizzini) se animó a atacar con decisión.

El gol de Lautaro Comas (Patronato); el arquero del Rojo se sorprendió con el remate cruzado al ángulo
El gol de Lautaro Comas (Patronato); el arquero del Rojo se sorprendió con el remate cruzado al ángulo Fuente: FotoBAIRES

Y ahí estuvo uno de los puntos de la tarde: la falta de un centrodelantero lo condiciona a Independiente. Sergio Romero no estuvo por una cuestión personal, pero Chávez recién ingresó en el segundo tiempo. Y en un campo de juego chico (además) en los cuales un pelotazo se puede transformar en una asistencia, muchas veces es necesario una descarga para que los wines o mediocampistas interiores puedan llegar desde atrás. Pero el equipo de Beccacece, salvo cuando Domingo Blanco tomaba contacto con el balón, era pura velocidad y poca claridad. Costó ver un freno, un amago, un cambio de ritmo. Y muchos centros de Bustos o Sánchez Miño que pedían altura terminaban en fáciles despejes de los centrales Mancinelli y Escudero.

Si Independiente no convirtió porque le faltó generación de juego, sufrió porque tuvo complicidad en lo que terminó siendo un golazo de Lautaro Comas, con una definición de zurda y cruzada que sorprendió a Campaña, pero que nació desde una salida fallida de Barboza, que dividió la pelota con un zurdazo que descolocó a Romero; Ávalos ganó la dividida con un cabezazo y luego ni Bustos ni el propio Barboza lograron frenar la carrera del veloz delantero en el retroceso.

Sebastián Becaccece no puede encontrar el rumbo con Independiente
Sebastián Becaccece no puede encontrar el rumbo con Independiente Fuente: FotoBAIRES

En el segundo tiempo el Rojo no mejoró. Barboza se fue lesionado tras un golpe en un salto con Tarragona (lo reemplazó Gastón Silva) y Cristian Chávez ingresó por Pizzini: a los 7 minutos del segundo tiempo Beccacece sí incluyó a un 9 con oficio como Chávez: Benítez pasó a la derecha y Palacios siguió en la izquierda dentro del esquema 4-3-3 que el DT es poco proclive a modificar. Es cierto que donde mejor desequilibra Benítez es por el centro (como media punta, detrás del 9, como lo empezó a poner Mauricio Pellegrino en un dibujo 4-2-3-1), pero cuando juega tan adelantado, casi obligado a ser la máxima referencia en el área rival -por más que pueda salir y retroceder para tomar contacto con la pelota- ya no es lo mismo.

El equipo de Beccacece recién volvió a generar peligro a los 44 minutos, con un zurdazo de Palacios que se fue desviado. Antes, apenas aproximaciones que fueron bien controladas por una defensa de Patronato que resuelve simple y sin complicarse, desde la tenacidad de Chimino, Mancinelli, Escudero y Abero. Cecilio Domínguez, un refuerzo que le costó a la dirigencia del Rojo 7 millones de dólares, no es primera opción para Beccacece pero tampoco ingresa con minutos como para poder cambiar el curso del partido: en Paraná entró a los 37 de la segunda etapa, en reemplazo de Benítez. Así y todo, fue él quien armó la jugada para la segunda chance de Palacios en el partido.

Patronato terminó ganando bien. Porque jugó mejor colectivamente que Independiente y supo explotar sus virtudes.

Así está la tabla de posiciones

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.