Pitana se sacó el partido de encima; Vigliano lo vivió