Racing debuta en la Copa Argentina sin haberse desarmado y reforzando su llegada al gol

La buena onda en la práctica de Racing
La buena onda en la práctica de Racing Fuente: LA NACION - Crédito: Prensa Racing
Nicolás Zuberman
(0)
20 de julio de 2019  • 23:59

Racing vuelve a salir a la cancha a 68 días de su última presentación, ante Tigre, por la Copa de la Superliga. De los once hombres que jugarán hoy, en Lanús, ante Boca Unidos, por los 32vos de la Copa Argentina, diez son la base del equipo que fue campeón de la Superliga. La única novedad es un viejo conocido: Diego Pulpo González, que regresó de su préstamo en el Tijuana de México. Acaso sea la muestra más clara de que la mejor noticia para la Academia en estos meses es que no se desarmó, que logró sostener la estructura que lo llevó a la vuelta olímpica en marzo pasado.

En este mercado de pases, Racing vendió a Renzo Saravia al Porto y a Pol Fernández a Cruz Azul, además de la ya anunciada salida de Ricardo Centurión a San Luis, de México. Si bien la llegada de un lateral derecho para reemplazar a Saravia aún se demora, Eduardo Coudet está satisfecho con las incorporaciones de Matías Rojas, David Barbona y Walter Montoya, además del regreso de González. Aunque más le alegra haber asegurado la continuidad de Gabriel Arias, Leonardo Sigali, Alejandro Donatti y Marcelo Díaz, mientras hace fuerza para que todavía no sea el momento de vender a Matías Zaracho.

Los tres refuerzos que llegaron a la mitad celeste y blanca de Avellaneda tienen características similares. Son volantes con buena pegada y una virtud indispensable para Coudet: la llegada al gol. Una de las búsquedas del Chacho era reemplazar la ejecución de Pol Fernández en las pelotas paradas, un recurso fundamental para este cuerpo técnico. La otra era encontrar jugadores con aporte goleador, porque si bien Racing fue el equipo que más convirtió en el último campeonato tuvo una dependencia importante de los 17 tantos que anotó Lisandro López.

"Los tres tienen un remate espectacular. Ahora habrá que obligarlos a patear al arco. A mí me gustaría mejorar la tarea en el arco de enfrente, tener más participación de los demás jugadores porque no sabemos si vamos a poder repetir que un delantero se destaque desde el gol como lo hizo Licha la temporada pasada", aseguró Coudet. Que hoy Diego González arranque como titular también tiene que ver con eso: al DT siempre le fascinó que el volante terminara todas las jugadas de ataque dentro del área rival.

En la lista de goleadores detrás de Licha López, en la Superliga pasada aparecían Augusto Solari (5), Cristaldo (4) y luego Pol Fernández (3) y Centurión (3). Coudet buscará levantar el aporte de mediocampistas y defensores. El paraguayo Rojas viene de convertir 10 tantos en Defensa y Justicia y David Barbona también es un volante que mira el arco de enfrente, al punto que en la pretemporada en Orlando el entrenador lo probó como delantero. "Lo vengo usando ahí porque tiene buen uno contra uno y porque le gusta mucho el arco, eso no lo tienen todos", explicó el Chacho.

Una de las incógnitas es cómo hará Coudet para gestionar la abundancia de opciones que tiene en el medio campo. "Racing parece un autódromo: está lleno de volantes", bromea una cuenta académica en redes sociales. Y es cierto: hasta se podría armar un once con mediocampistas que el entrenador tiene muy bien conceptuados. Solari, Montoya, Zaracho, Neri Cardozo, Nery Domínguez, Mauricio Martínez, Díaz, González, Julián López, Rojas y Barbona. "Los que arrancan es porque son los que mejor están hoy. Nosotros somos flexibles en cómo ocupar los espacios en la mitad del campo, esperemos sorprender con algunas cosas en esa zona. No es un plantel muy amplio pero sí muy bueno. La idea es generar una competencia interna casi al límite. Se ve va a generar algún problema, pero es lindo tener para elegir", admitió el Chacho.

Para el entrenador, además, el medio campo suele ser el corazón de sus equipos. "El que no corre no juega", es uno de los pocos principios a los que se aferra Coudet. La dinámica, el vértigo y el roce físico que distinguen a sus equipos suelen partir de la zona de volantes. Por eso apostó por la sobre competencia allí.

A diferencia de los otros grandes, Racing no tiene participación continental en este semestre. Por eso la Copa Argentina que comienza hoy es uno de los objetivos del 2019. Además, guarda una herida interna para este grupo: la eliminación ante Sarmiento de Resistencia del año pasado, una de las peores actuaciones del ciclo, al punto que Coudet lo definió como "un papelón, tiramos a la mierda un semestre". Hoy ante Boca Unidos intentará empezar a escribir otra historia, aunque los argumentos serán parecidos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.