Ramiro Bueno, más cerca del fútbol y lejos del cuarteto: “Soy la oveja negra de la familia”