River disfruta su racha invicta, más allá de la sequía de sus delanteros

Ante Palestino, Borré llegó a seis partidos sin marcar para River
Ante Palestino, Borré llegó a seis partidos sin marcar para River Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
14 de marzo de 2019  • 23:59

Ya son diez los partidos sin perder de River en el semestre, con seis victorias y cuatro empates que le permiten atravesar el inicio de año con calma, luego de un arranque turbulento con tres caídas en fila. Pero detrás del buen pasar -aunque en la Copa Libertadores solo pudo sumar dos puntos en sus primeros dos juegos, tal como en 2018- se esconde una falencia que empieza a costarle caro: la poca efectividad de sus delanteros a la hora de pisar el área.

De los 13 partidos que acumula en 2019, solo en cinco pudo conseguir dos o más goles: 4-0 a Godoy Cruz, 2-1 a Vélez, 2-0 a Racing, 2-1 a San Martín de Tucumán y 4-2 a Newell's. Luego, de los ocho restantes, en seis marcó solo una vez (las caídas 1-2 con Unión y 1-3 con Patronato, los empates 1-1 con Banfield, Rosario Central y Alianza Lima y la victoria 1-0 sobre Atlético Tucumán) y en dos no pudo convertir (0-1 con Defensa y Justicia y 0-0 con Palestino de Chile).

Pero más allá de los números generales, sostenidos más que nada las furiosas apariciones de Juan Fernando Quintero -goleador con cinco tantos- y Cristian Ferreira -segundo con cuatro goles-, quienes juntos suman los mismos goles que los cuatro delanteros, el cuerpo técnico no considera que sea un punto de gravedad ni de preocupación y en el mundo River tan solo se habla de una "mala racha" de los atacantes que pronto se romperá.

Es que ni Rafael Borré ni Lucas Pratto están atravesando un momento de gracia con el arco rival. El colombiano acumula seis encuentros en fila sin anotar y en el semestre solo marcó dos goles (a Godoy Cruz y Vélez) en 11 partidos y además falló un penal con Alianza Lima; mientras que el "Oso" consiguió tres anotaciones (dos a Godoy Cruz y Banfield) en 12 juegos, con la particularidad de que en los últimos nueve únicamente le marcó al Taladro, en el rebote tras fallar un penal.

Ante el errático presente de los habituales titulares, Matías Suárez se transformó en la carta goleadora más importante de la delantera: el exBelgrano tiene tres goles (a Godoy Cruz, San Martín de Tucumán y Newell's) en nueve juegos en los que sumó 414 minutos ya que solo fue tres veces titular.

Así, un paso atrás suyo está Ignacio Scocco , quien volvió a jugar hace dos semanas luego de solo poder sumar 50 minutos en cuatro meses por sus reiteradas lesiones musculares: marcó de penal ante la Lepra en su regreso, fue titular ante Atlético Tucumán sin destacarse y volvió a ingresar con Palestino, pero no pudo desequilibrar. Nacho acumula 113 minutos y recién empieza a acomodarse al ritmo de juego, algo que todavía no pudo hacer el juvenil Julián Álvarez, quien quedó relegado tras su participación en el Sudamericano Sub-20 y este año solo fue al banco en tres oportunidades sin ingresar. Curiosamente, sus últimos minutos fueron en el suplementario en Madrid durante la final de la Copa Libertadores ante Boca.

"Lo importante es generar opciones de gol. Nosotros creemos que el equipo lo sigue haciendo, crea situaciones, quizás a veces de forma no tan clara. Pero llega y tiene opciones. Tenemos una seguidilla de partidos a cuesta que quizás nos hace perder un poquito de claridad en los últimos metros es lógico, hay un desgaste mental. Pero el esfuerzo se hace", destacó en conferencia Matías Biscay , quien reemplazó por última vez al suspendido entrenador Marcelo Gallardo .

El cuerpo técnico siempre dejó en claro un punto: el trabajo de sus delanteros va más allá de convertir y tanto Pratto como Borré la aportan presión para recuperar el balón, circulación de juego y variantes. Tan es así que, ante Palestino, Pratto se ubicó de extremo derecho.

"A nosotros lo que nos preocupa siempre es el funcionamiento del equipo. Tratamos de buscar variantes, de mejorar. porque el resultado se consigue con funcionamiento. Así que ponemos todas nuestras energías en tener una idea y que funcione. Vamos a seguir insistiendo como lo haceos siempre, buscando variantes y la mejor versión de cada jugador. Hay que tener tranquilidad. Hay momentos en los que se convierte más fácilmente y otros en los que cuesta un poco más, como ahora. Pero son rachas que pasan", agregó Biscay, quien también se tomó el trabajo de destacar el trabajo de Borré pese a no convertir: "Rafa es un jugador que nos da mucho, nos da movimientos, desmarques, nos ayuda a recuperar la pelota, presiona a los defensores. hace un desgaste muy valioso para el funcionamiento del equipo".

River tendrá una prueba de fuego pasado mañana en el Monumental: recibirá a Independiente desde las 17.45 con la intención de sumar un triunfo que le permita afianzarse en el cuarto lugar de la Superliga -suma los mismos 39 puntos que Atlético Tucumán, pero lo supera por diferencia de gol- para aferrarse al deseo de clasificar a la Copa Libertadores 2020 en las últimas dos fechas. Y allí esperará por la aparición de los delanteros que tantas alegrías repartieron en el último tiempo. Los momentos decisivos, en los que claudicar no es una opción, suelen potenciar a los equipos de Gallardo. El domingo buscará confirmarlo una vez más para romper el maleficio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.