River-San Lorenzo: el equipo de Gallardo se pasó de revoluciones y sufrió una derrota inoportuna

Argentina Superliga
  • 0
River Plate

River Plate

  • 1
San Lorenzo

San Lorenzo

  • Adolfo Gaich
Claudio Mauri
(0)
9 de diciembre de 2019  • 09:29

River fue el reverso del cuento. A las 0 del lunes vino lo más bello, se desataron el festejo y la celebración por el primer aniversario de la célebre final en Madrid, pero un par de horas antes fue la calabaza de los penales fallados, los nervios a flor de piel, las expulsiones y la derrota ante San Lorenzo que le impidió subirse a la punta de la Superliga.

Inoportuna caída para River y redentora victoria para San Lorenzo, que no se iba tan feliz del Monumental desde 2004. El equipo de Gallardo no perdía un clásico ante los grandes desde 2017 por los torneos locales.

El gol de Gaich para el 1-0

Se indigestó con la pelota River en el primer tiempo. Domingo festivo en las tribunas, en la cancha San Lorenzo consiguió ponerlo nervioso, lo hizo caer en la ansiedad. El control de la pelota no es un propósito en sí mismo para River. Si no impone un ritmo alto, si no desborda al rival por intensidad, lo empieza a atrapar la insatisfacción. Y también cae en descuidos, en desatenciones que paga caro.

San Lorenzo se abroqueló en su campo y esperó alguna ocasión aislada. La tuvo a los 15 minutos y logró el gol con su primera llegada al área y remate al arco. Oscar Romero cruzó una asistencia con dirección a Gaich, que con sus 20 años desairó con un toque a los 36 de Pinola, se sacó de encima a los 31 de Casco y definió con un cañoñazo. Cuarto gol en la Superliga para el juvenil que con Monarriz recibió la confianza que no le dieron Almirón ni Pizzi. Ni el paraguayo Bareiro ni Blandi justificaron que estuvieran relegados.

El penal de Santos Borré

River monopolizaba la pelota, pero se atoraba a medida que llegaba al área. Fue titular Juanfer Quintero, recostado sobre la derecha, con perfil invertido y continuos enganches hacia adentro para asistir de zurda a De la Cruz y Casco. Coloccini, Gonzalo Rodríguez y Arias, los tres centrales, se ocupaban de que Suárez y Borré no controlaran y giraran con comodidad.

Se equivocaba poco San Lorenzo, y cuando lo hizo, Loustau, a instancias de su asistente Maidana, lo salvó al no convalidar por un offside inexistente un gol de Borré. Se ofuscó el colombiano, también Gallardo, que le susurró una queja al oído a Maidana.

El penal de Quintero

Hay veces que los jugadores se desenfocan por alguna circunstancia. Un quejoso Borre ejecutó un penal a la medida de la estirada de Torrico, otro que con Monarriz salió del ostracismo y viene siendo una garantía en los últimos partidos del Ciclón. A la sensación de dominio de River se contraponía la amenaza de contraataque de San Lorenzo ante cualquier pérdida de pelota cuando cruzaba la mitad de la cancha. La grieta del clásico dividía a dos equipos con posturas opuestas.

San Lorenzo padeció los cruces tardíos y al cuerpo del lateral Herrera, que cometió los penales a Casco y De la Cruz. River cambió el ejecutante, pero la impericia fue similar: el remate de Quintero dio en un poste. Fue el noveno penal fallado por River de los 20 que tuvo en el año. Una ineficacia que condiciona sus ambiciones ofensivas.

La expulsión de Palacios

Gallardo movió el ataque con los ingresos de Scocco (vital en el triunfo ante Newell's) y Ferreira por el errático Borré y por el más efectista que efectivo Quintero. La impotencia local se combinó con la desesperación. Un cóctel que llevó a Palacios a entrarle demasiado fuerte a Oscar Romero. Expulsión para el volante que pudo jugar su último partido en el Monumental, si se concreta su anunciada transferencia. De la Cruz lo siguió al rato con el descontrol y la tarjeta roja.

Pratto tuvo dos ocasiones para empatar, pero está claro que este no es su semestre. No fue la noche perfecta para River. Lo que produjo en la cancha no fue el moño para recordar la gesta de Madrid. Pasadas las 24, llegaron los fuegos artificiales, corolario para un clásico en el que no tuvo pólvora ni para los penales.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.