Samuel Eto'o, contra los fantasmas: compró la mansión "maldita" de Tutankamón