A Independiente le sigue costando hacer goles y solo ganó un partido de los últimos siete: 1-1 con San Martín, en San Juan

Argentina Superliga
  • 1
San Martín de San Juan

San Martín de San Juan

  • Humberto Osorio
  • 1
Independiente

Independiente

  • Cecilio Domínguez
Christian Leblebidjian
(0)
16 de febrero de 2019  • 21:30

Uno de los desafíos de Independiente, en el corto plazo, era recuperar el gol perdido. Antes de visitar a San Martín de San Juan, por la 19° fecha de la Superliga, la estadística era preocupante, teniendo en cuenta las aspiraciones de un equipo grande: apenas había convertido 4 goles en los últimos seis partidos. Y más allá de que está viviendo un cambio en el equipo titular en nombres y sistema de juego, los hinchas reclamaban presencia en la red. En San Juan, no mejoró la puntería. Ganaba 1-0 con un golazo de Cecilio Domínguez, de tiro libre y aguantaba con diez jugadores por la expulsión de Pablo Pérez en el primer tiempo, pero a diez minutos del final Osorio puso el 1-1 de cabeza, tras un córner ejecutado por Bogado.

Fuente: Telam - Crédito: Paratore Rubén

De los últimos siete partidos de la Superliga, Independiente solo le ganó a Unión (2-1). Luego perdió con Lanús (0-1) y Boca (0-1) y empató ante Godoy Cruz (1-1), Talleres de Córdoba (1-1), San Lorenzo (0-0) y San Martín de San Juan (1-1).

El gol se transformó en un karma para Independiente, sobre todo desde la salida de Emmanuel Gigliotti, quien todavía es el segundo máximo artillero de la actual Superliga con 12 anotaciones. Su salida no fue bien tomada por el jugador, que hasta tuvo algún chispazo con Ariel Holan. La preferencia del DT en cuanto a las características y el estilo de Silvio Romero le abrió la puerta de salida a un Puma que dejó su huella en los Rojos. Pero Silvio Romero no está en plenitud física, se lo preservó para el clásico de la próxima fecha ante Racing, al igual que a Martín Benítez, quien es otro que –para el entrenador– puede cumplir la función de "falso 9". ¿Y entonces?

Crédito: Delfo Rodriguez /NA

Así fue como le llegó la chance a Mauro Molina, centrodelantero de las inferiores (1m83), goleador en las divisiones juveniles. Jugó ante San Martín su primer partido como titular en Independiente a los 19 años, como principal referencia de ataque, entre Gonzalo Verón (por la derecha) y Cecilio Domínguez (por la izquierda). Domínguez, el delantero paraguayo que se incorporó recientemente tras largas negociaciones con América de México, venía teniendo un flojo partido. No gravitaba y hasta había intentado simular un penal a los 31 minutos del primer tiempo, pero se tiró alevosamente. La falta de puntería del Rojo llevó a Holan a exigirle a sus delanteros que rematen: "Cecilio, ¡pateá!", le gritó desde el banco. Es que la posesión de la pelota fue de Independiente, en un 63,4% en la primera etapa, según los datos de Opta, pero sus futbolistas casi ni remataron. Y, paradójicamente, las chances más claras eran de San Martín mediante un toque de Osorio tras un tiro libre frontal de Bogado y un remate del propio Bogado desde afuera del área que desvió Campaña.

Hasta que Cecilio "pateó" (como quería Holan). Fue de tiro libre y en el descuento de la primera etapa. A colocar, por encima de la barrera, junto al palo derecho de Ardente. Fue la chance más clara, tras una infracción ganada por un Fabricio Bustos que se proyectó más de lo habitual y cuando Independiente ya jugaba con diez por la expulsión de Pablo Pérez.

Fuente: Telam - Crédito: Paratore Rubén

No hay delanteros que terminen de ganarse el reconocimiento general de los simpatizantes y en esa búsqueda estará Cecilio Domínguez. En el banco arrancó Ezequiel Cerutti, que ingresó a los 7 minutos del segundo tiempo aunque no termina de despegar en Independiente; volvió Jonathan Menéndez y otro delantero que Holan incluso utilizó en algunos pasajes de partidos como volante fue Brian Romero. El juvenil Molina se mostró voluntarioso en los movimientos, pero recibió poco juego desde las bandas y menos desde los mediocampistas. Fue reemplazado en el comienzo de la segunda etapa, al igual que Verón. Pablo Pérez y Pablo Hernández no fueron nexo y el exBoca encima empeoró la situación cuando se hizo expulsar en el final del primer tiempo por una agresión sin pelota a Gelabert. Fue bien sancionado por el árbitro Echenique y no podrá estar presente el próximo fin de semana ante Racing.

En el segundo tiempo, la pelota estuvo más por el aire y San Martín sumó peligro de pelota parada y con centros que caían a las espaldas de los centrales del Rojo. Independiente buscó con algún contraataque y en eso tuvo incidencia Pablo Hernández, que levantó su nivel en el medio campo visitante. Pero –con 10 jugadores– se preocupó más por defender la diferencia conseguida que por ampliar el marcador. Y San Martín igualó con un cabezazo de Osorio tras un tiro de esquina de Bogado que –en el camino– fue peinado involuntariamente hacia atrás por Cerutti. Un resultado que frustra a Holan y confirma que la falta de gol y de peso ofensivo sigue siendo un karma para los Rojos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.