"Vamos a salir campeones"

El técnico de la Academia, Reinaldo Merlo, dejó la mesura y sorprendió con su afirmación: "Se acabó el paso a paso"
(0)
10 de diciembre de 2001  

A Reinaldo Carlos Merlo se lo notaba inquieto, enchufado , con ganas de decir cosas. Se percibió desde el primer instante en que se enfrentó a los periodistas, en medio de apretujones en la incómoda salida del vestuario visitante.

"No quiero que sa lastime nadie muchachos... ¿Ya están? Dale, arranquen", expresó Mostaza, ansioso.

Comenzó analizando brevemente las acciones del encuentro hasta que llegó la frase que quería escuchar. "Mostaza, se achicó la diferencia con River". Y él sacó pecho.

"Les voy a decir algo para que quede claro: Racing va a ser el campeón . Llevamos tres puntos de ventaja y sólo dependemos de nosotros. Repito, vamos a salir campeones. Tengo ganas de decirlo hoy (por ayer) porque tengo la seguridad. Creo a muerte en los jugadores. Tuve una charla con ellos cuando terminó el partido y sé que vamos a ser campeones. No tengo ninguna duda. Se acabó el paso a paso. "

Sorprendió, explotó. El ideólogo de la mesura académica estaba realizando una declaración que nadie imaginaba que iba a hacer tras el amargo empate ante Banfield.

Fue una actitud cargada de confianza, un desahogo. La expresión llegó en un momento necesario. Si a los hinchas o a los mismos futbolistas de la Academia los invadió un poco la incertidumbre, el técnico de Racing la alejó inmediatamente. Se cargó, como nunca antes, la responsabilidad del equipo albiceleste.

Enseguida, cambió el sentido de la charla y se refirió al deslucido desempeño de Racing y a los temores de Banfield.

"No tuvimos un buen primer tiempo, no encontramos la pelota y no pudimos generar juego. En la segunda parte cambiamos la actitud. Llegamos pero no pudimos concretar. Banfield se defendió con dos líneas de cuatro y nos costó entrarle. Salió a buscar el error nuestro, se metió atrás. También a nosotros nos faltó un poco más de claridad para llegar al gol", señaló el entrenador.

Se lo consultó sobre los dos goles legítimos que se le anularon a Maximiliano Estévez y respondió: "Mucho no quiero hablar. Nunca juzgo a los árbitros. Ustedes (por los periodistas) saben que no fueron posiciones adelantadas, pero yo respeto a los árbitros argentinos; también se pueden equivocar. Pero creo que para ganar sólo nos faltó que nos cobren los goles que hicimos. ¿Si estoy enojado? No, no. Estoy contento", afirmó el técnico.

A pesar de que por unos minutos se apartó de lo que había dicho al principio de la charla, Merlo seguía efusivo, algo verborrágico y repitió "Que los hinchas se queden tranquilos: nosotros vamos a salir campeones. Hay que pensar en positivo, vamos a ganar el próximo domingo y después el otro partido. ¡Los dos! Le tengo mucha fe al plantel, que tiene mucho temperamento. Estoy orgulloso de mis jugadores y sé que se van a brindar por enteros para ser campeones", añadió, con vehemencia, Mostaza.

Terminó de hablar y pareció liberarse. Aunque no lo haya reconocido, descargó sus broncas y se notaba en el rostro sudado, agotado.

"¿Y? ¿Les gustó lo que dije?", agregó, con picardía. Saludó e ingresó rápidamente en el vestuario, con las manos en la cintura y el pecho inflado. Soñando con un futuro cercano ligado al título que Racing busca desde hace 35 años.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.