Micaela Casasola y Macarena Sans, la sociedad que hace soñar a La Garra del handball