Río 2016: unas Leonas para el diván y con el recuerdo de la situación límite de Sydney 2000