Inteligente y capaz, un fuera de serie

Por Silvio Marzolini, para LA NACIN
(0)
8 de julio de 2014  

Tengo un recuerdo de 1961: con la selección jugamos un amistoso con España, en Sevilla. Alfredo quitó una pelota en el área de ellos y terminó haciéndole un gol a Roma. Así jugaba él: simple, con velocidad y gol. Como jugador, por ese despliegue y esa capacidad en Europa lo consideran el más grande. En aquel partido y por lo que después vi de él me quedó demostrado que se trataba de un fuera de serie.

Después tuve la suerte de tenerlo como DT y conocer al ser humano. Un tipo muy bueno y exigente. Con él teníamos momentos de alegría y momentos de trabajo. En aquel Boca de 1969 había una gran disciplina. Alfredo fue un técnico que aportó mucho a innumerables jugadores. Armó un equipo que, a mi entender, fue uno de los mejores que tuvo el club. Por lo menos, de los que yo vi. Un equipo con mucho fútbol, que jugaba siempre al ataque.

El entrenador necesita una virtud fundamental: elegir los mejores once y sacarles el mayor rendimiento. Pero los mejores en función del equipo, y no para lucirse individualmente. Él no nos ponía límites para el juego. Por supuesto que nos pedía cuidado, pero nunca de más. El pensaba: "Yo pongo 4 o 5 arriba y ellos me los tendrán que marcar". Y era así: llegábamos con 5 o 6 jugadores. Los únicos fijos eran Meléndez y Rogel, como centrales, y Medina en el medio; después, atacábamos todos.

Alfredo le daba mucha confianza al jugador. Y en los entrenamientos era increíble: paraba el juego cuando estábamos atacando y nos decía "no, no... Así no se hace", y el movimiento lo hacía él. Era una maravilla; se prendía en los picados y en todo, con más de 40 años. En los ejercicios físicos venía detrás nuestro y nos empujaba como ninguno.

Una vez Bernardo Neustadt hizo un programa especial para homenajearlo, en el que estuvimos con Menotti y Amadeo Carrizo. También Passarella, que estaba concentrado con la selección. Le dije a Alfredo que Daniel había aprendido cosas de él, cuando lo tuvo como técnico. Passarella asintió y contó algo que Di Stéfano le pedía: "En las fotos del arco contrario siempre tenés que estar vos". Alfredo era un tipo muy dado, inteligente, capaz y profesional. Un fuera de serie.ß

*Ex defensor de Boca

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.