Javier Conte: un profesional y medallista olímpico que se nutre de su génesis