Los Pieres se llevaron todo: el US Open de polo, la Triple Corona y US$ 1 millón