Messi: "Somos Argentina, no tenemos que fijarnos en el rival"

El capitán profundizó la rebelión conceptual que lideró después de la victoria en el debut con Bosnia; con madurez, el crack habló del fastidio por el juego en el primer tiempo, del cambio de sistema y de las intenciones de Sabella
Martín Castilla
(0)
17 de junio de 2014  

BELO HORIZONTE.– Se plantó: "Somos Argentina: no tenemos que fijarnos en el rival". En la historia de las conferencias de prensa que dio Lionel Messi durante toda su carrera, la que brindó sobre la tarde-noche del día posterior al debut con Bosnia puede que marque un antes y un después en su vida futbolística. Eligió algunos puntos de la sala de conferencias de Cidade do Galo donde regalar algunas señales antes de empezar a hablar. Pero en realidad ya había elegido los puntos conceptuales por dónde iba a pasar su primera conferencia de prensa en suelo brasileño. Justo luego de todo lo que dejó el 2-1 sobre los bosnios, de la opaca actuación del primer tiempo, de sus primeros minutos fastidiosos, de la cuestión de los renombrados sistemas, de los cambios tan significativos del entretiempo, principalmente direccionó su exposición a la actitud que debe tener el seleccionado de ahora en más en esta Copa del Mundo.

No tuvo reparos en hablar de cualquier tema. Jamás evadió las preguntas, las contestó todas. Respondió con los ojos firmes y una seguridad enorme en su mirada. Con Marcos Rojo como testigo de reparto, empleó el tono menos pensado para lo que suelen ser las conferencias de prensa. En el mismo momento que Alejandro Sabella terminaba de hacer los trabajos en el campo con los futbolistas que no habían jugado anteayer, Messi, el capitán, el jugador y el hombre, salió y habló. Con palabras y gestos, profundizando su idea. Sobre lo que pasó con Bosnia y especialmente fue al frente de cara a lo que vendrá. El tiempo dirá si fueron a tiempo o no tanto. Lo único que nadie puede dudar es que se trataron de expresiones con resabios de un enojo positivo por cómo jugó el seleccionado en esos primeros minutos en el Maracaná y por elecciones que lejos estuvieron de potenciar las características ofensivas del equipo. Y lo expresó bien claro para que nadie imagine y suponga nada sobre su manera de sentir el fútbol. De sentir que éste es su Mundial. De sentir que en una Copa del Mundo no hay margen para errores. "En el primer tiempo hicimos cosas que no estábamos acostumbrados y eso no puede pasar". Contundente entre varias definiciones fuertes.

–¿Qué valorás de lo que fue la actuación argentina en el debut?

–El cambio de sistema varió del primero al segundo. Lo bueno es que tengamos variantes que podamos jugar de diferentes maneras. Tenemos muchos sistemas para llevar adelante. Lo importante en un partido es que podemos ir pasando de uno a otro dependiendo el rival o el resultado.

–¿Cómo se sienten los delanteros conforme a la decisión que tomó Sabella con su esquema 5-3-2?

–Los delanteros nos sentimos más cómodos jugando con dos arriba, yo atrás y Di María sumándose por la velocidad que tiene. Se nos hace más fácil para salir de contra. Por la velocidad que tenemos, debemos aprovecharla. En el primer tiempo, costaba más, porque el Kun y yo quedábamos muy lejos de todos.

–¿Cuáles son las primeras cosas por corregir?

–Hay muchas cosas que mejorar, se cometieron muchos errores. Era el primer partido y había nervios. Nos da tranquilidad haber empezado con un triunfo. Ver qué hicimos bien o mal. Y ahora tenemos tiempo para corregir.

–¿Te sentiste fastidioso, como bajoneado, en el primer tiempo desde lo futbolístico?

–Es así. El primer tiempo me costaba tomar la pelota y quedaba muy lejos del arco, no tenía descarga para ir hacia adelante. Las pelotas que toqué las perdí y las otras las toqué para atrás. Es cierto, no pude hacer el partido que yo pretendía. En ese momento no me salían las cosas.

–Como equipo, quizá, ¿pensaron de antemano que estaban mejor de lo que les demostró la realidad?

–Nosotros tenemos que ver lo que pasó en el segundo tiempo, porque es como más jugamos en las eliminatorias y en los amistosos. En el primero hicimos cosas que no estábamos acostumbrados, como tirarnos atrás y darle la pelota a ellos. En el segundo tiempo mejoramos porque jugamos cómo nos gusta y a lo que sabemos jugar. No fue tampoco lo mejor que podemos hacer, pero es a lo que estamos acostumbrados.

–¿Por qué crees que cambió tanto el esquema Sabella?

–Habría que preguntarle a Alejandro. Tomó las decisiones y eligió salir de esa manera. Por ser el primer partido, quizá no quiso regalar nada. Quizá tenía pensado arriesgar más en el segundo tiempo.

–¿Por qué este cambio de liderazgo en tu persona?

–Porque pasaron los años (ríe). Uno va creciendo y madurando. Uno va madurando afuera y adentro de la cancha. Estoy en un grupo con muchos amigos, tengo afinidad con todos. No mucho más para decir.

–¿Sos de la idea de mantener el esquema ideal más allá del rival?

–En principio pienso que sí. Somos Argentina, tenemos que fijarnos en nosotros sin fijarnos quien está enfrente. Claro que de acuerdo a como sea el partido podemos cambiar y pasar a otro sistema. Eso no tiene nada de malo. En lo personal, tenemos que pensar en nosotros primero, sin fijarnos en el rival (repitió).

–¿Qué futuro imaginás para la selección en esta Copa del Mundo?

–Estoy seguro que la Argentina va a estar a la altura. Lo importante era ganar en el primer partido. Estos encuentros que vienen (Irán y Nigeria) nos van a servir para acercarnos al juego que queremos. Nos van a venir bien para clasificarnos y llegar bien a octavos.

–Y el Maracanazo de los hinchas argentinos, ¿cómo lo viviste?

–Fue una hermosura salir a calentar y ver la cancha llena de argentinos. En lo personal, lo esperaba. La gente está ilusionada. Va a ser lo mismo en Belo Horizonte y Porto Alegre. Me pone muy, pero muy feliz.

Una imagen equivocada

La imagen de Messi sin saludar a uno de los niños que sale con los equipos generó revuelo en las redes sociales. La Pulga aclaró: "¿Cómo no voy a querer saludar al nene? Nada que ver, siempre lo hago. El afecto de los niños es lo que más me gusta de mi profesión".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.