Otra justicia fuera de juego

Carlos Beer
(0)
20 de julio de 2015  

Nada, pero nada, puede funcionar bien si la Justicia está sospechada. Si los platillos de la igualdad se desequilibran, entonces todo se desbarranca. No hay forma de creer en la honestidad del sistema si se objeta a los jueces y si flota la sensación de dudas sobre su patrimonio. Atención: no estamos hablando del país. Hablamos del fútbol argentino.

"Si es necesario, vamos a parar. No toleraremos el trato que le están dando al tema." El que habla es Federico Beligoy, el secretario de la Asociación Argentina de Árbitros. El hombre que debería poner un poco de sensatez y cautela. Pero no, todo lo contrario. En sus palabras hace referencia al pedido que la AFIP le realizó a la AFA para dejar afuera de las designaciones a algunos referís que no tienen cómo justificar sus ingresos y patrimonio. Ellos son Pablo Lunati, Diego Ceballos y el asistente Ernesto Uziga.

Entiéndase: hay ciudadanos que deben aclarar su situación económica y no pueden hacerlo. Eso solo ya encuadra como un tema complicado. ¡Pero mucho más que sean los encargados de impartir justicia en un deporte como el fútbol, tan salpicado de corrupción en los últimos meses! ¡Y más grave que el gremio que los nuclea amenace con una medida de fuerza!

Sergio Pezzota fue otro de los que se solidarizaron con esta situación. "Creo que es el momento de un paro de árbitros", afirmó. Sólo en este país los investigados convocan a un paro (aunque mirando lo que pase en la política, donde los investigados sacan jueces, parece una nimiedad). Hay momentos donde la prudencia es la mejor de todas las consejeras.

Pero hay un detalle muy interesante que no debe dejarse a un lado, y que aporta nuestro columnista Ángel Sánchez desde su conocimiento del sistema: "Muchas veces se puede ser cómplice por acción o por omisión y si existe un árbitro corrupto, debe haber un dirigente o dirigentes que los corrompieron. Esperemos que sobre ellos también caiga el peso de la ley".

No debe olvidarse que hace poco se conocieron escuchas en las que Julio Grondona, como ex presidente de la AFA, hablaba claramente de referatos y favores. Pedía cuidar a Estudiantes de San Luis y se ufanaba por la tarea de Carlos Amarilla en un partido de Boca contra Corinthians, por la Copa Libertadores.

Así están las cosas. Es posible que esta semana el tema de agenda central en el fútbol sea la amenaza de los árbitros de parar contra la AFIP en defensa de sus compañeros que no tienen las cuentas claras. El fútbol argentino no necesita corporativismo. Necesita claridad y justicia bien entendida. Porque como el país, el fútbol también tiene su justicia fuera de juego.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.