Hay futuro: Heguy, el apellido más ilustre del polo argentino, vuelve en un torneo grande

Alberto Pedro, Antonio, Cruz y Pepe Heguy: tres generaciones de puro polo
Alberto Pedro, Antonio, Cruz y Pepe Heguy: tres generaciones de puro polo Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
Alejo Miranda
(0)
4 de abril de 2019  • 23:59

En 2018 se cortó una racha histórica: 62 años seguidos con presencia Heguy en el Campeonato Argentino Abierto. La sequía no durará mucho tiempo. Ayer, el apellido más ilustre en la historia del polo argentino volvió a sonar en un torneo grande. Cruz y Antonio Heguy, hijos de Eduardo y Alberto, respectivamente, debutaron en la tradicional Copa República Argentina, el certamen más importante de la temporada de otoño.

La presentación en un torneo grande no podría haber sido mejor. Con dos jugadores de categoría como Joaquín Pitaluga y Rodrigo Rueda (h.) en representación de La Bamba de Areco Clickpolo, derrotaron 15-8 a Cartagena de Indias (con Clemente Zavaleta).

A los 15 años, Cruz y Antonio encabezan una generación de Heguy que promete. Entre los hijos del Ruso, Pepe y Nachi, los tres hermanos del glorioso Indios Chapaleufú II, son siete varones y la familia todavía puede seguir creciendo.

Antonio y Cruz, los nuevos integrantes de la dinastía Heguy
Antonio y Cruz, los nuevos integrantes de la dinastía Heguy Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

"Tienen todo para llegar a jugar el Abierto", confía Pepe. "Les encanta el polo, son dedicados, tienen un respaldo de caballos que la mayoría no tiene, amigos que los invitan a jugar, desde que nacieron están jugando polo bueno. Estar jugando esta copa a los 15 años es un lujo. Después, si llegan o no es cosa de ellos."

Pepe es el técnico de Pitaluga en el Abierto (en Cría Yatay), pero se negó a cumplir ese rol en esta copa. "Me dijo que los ayudara, pero pedí que en lo posible no, que los dirija él así tienen su propia experiencia. Si veo que están haciendo alguna cosa mal se los remarco, pero no soy el coach. Estoy muy acostumbrado a verlos de afuera, no me pongo ni nervioso. Trato de decirles lo menos posible. Van a aprender mucho con los compañeros y también con los contrarios. Un día les va a tocar jugar con un equipo del interior que son más chocadores, otro con una afuera que te para la bocha, el sábado con los Castagnola que juegan un polo espectacular".

Quién si está cumpliendo la función de entrenador, aunque en Palm Beach (a cargo de Las Monjitas en el US Open) es el Ruso. "Están bien organizados, ahora les falta ese roce y esa competencia que te dan los partidos", explica, vía WhatsApp. "Lo importante es que no quemen etapas, que empiecen a competir con buenos jugadores, jugando buen polo, pero sin apurarlos. Esta es una copa importantísima y con dos jugadores muy buenos y fogueados como Rodriguito y Joaco. Fue una idea de Joaquín que los invitó a los chicos y nos pareció buenísima a Pepe y a mí."

Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

En el comienzo del partido, los chicos pagaron el precio de la inexperiencia y lucieron algo nerviosos, pero con el correr de los chukkers se fueron soltando y terminaron jugando bien y brindando un buen espectáculo para los que se acercaron al predio de la AAP en Pilar. "Arrancamos medio dormidos, pero en el quinto y sexto chukker terminamos jugando muy bien", aceptó Cruz. "Esta es la copa más importante que haya jugado, es un orgullo, y jugar con Antonio lo hace más divertido".

Cruz, Antonio y su hermano mellizo Silvestre crecieron jugando juntos. "Es especial jugar con Cruz", cuenta Antonio. "De chicos jugábamos todas las copas con él y mi hermano, desde la Mini Potrillos hace 10 años. Estamos casi todos los días juntos, vivimos en el mismo edificio, pasamos los veranos en La Pampa jugando al polo o haciendo prácticas, cuidamos muy cerca. Está buenísimo porque nos entendemos muy bien. Capaz acá es diferente por él siempre juega de 4, pero igual jugó muy bien".

Con dos experimentados como Rueda y Pitaluga en el equipo, los jóvenes Heguy se vieron obligados a jugar en puestos que no son naturales en ellos. "Cruz es muy parecido al Ruso, es un back que le encanta atacar, no tan defensivo, juega fuertísimo, anda bien", grafica Pepe. En este equipo se puso la 2. El 1 es Antonio, como el padre, aunque en este caso dicen que no se parece tanto. "Antonio no es tan parecido a mí", reconoce Pepe. "Es una mezcla Horacito y Gonzalo. Tiene la cabeza de Horacito y la locura de Gonzalo cuando eran de chicos. Silvestre sí es más número 1 como yo, pero Antonio pinta más para jugar en el mediocampo."

Antonio Heguy, en acción en la Copa República Argentina
Antonio Heguy, en acción en la Copa República Argentina Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

Para soñar con el título todavía falta un recorrido largo. Primero deben sortear la clasificación (tres grupos de cuatro), semifinales y final. Pero la posibilidad de unir sus nombres a la de otros Heguy entre los ganadores de la Copa República está ahí. Los primeros que la ganaron fueron Antonio (bisabuelo de estos chicos) y Luis María (Lucho, primo de Horacio y Alberto Pedro), en 1948 y 1953. En 1960 fue Alberto Pedro, su abuelo, quien se consagró en un equipo que incluía a su hermano Eduardo Bautista, quien murió joven. Repitieron uno al año siguiente y otro al posterior. Hubo que esperar hasta 1988 para que un Heguy volviera a levantar la Copa Repbúlica, y lo hicieron por triplicado: Horacio con los dos menores de la siguiente generación, Bautista e Ignacio. Nachi repitió en 2002 y 2007, esta última en compañía del Ruso, que también la ganó en 2005.

¿Presión? "Para nada", responde Cruz. "Mi viejo y mis tíos no me ponen presión, no me recuerdan que soy un Heguy, me dicen que me divierta. Pero la verdad es que tener abuelos, tíos y mi viejo que jugaron tanto es un orgullo. Siempre trato de mejorar para algún día llegar a jugar Palermo que es mi sueño. Sería un sueño jugarlo con primos y hermanos. Siempre lo imagino."

El próximo sábado, esta vez en la cancha número 2 de Palermo, los chicos buscarán avanzar un escalón más en la Copa República ante otros dos chicos de su generación de apellido ilustre: Bartolomé y Camilo Castagnola, que arrancaron perdiendo (ver aparte). Una nueva historia empieza a escribirse. O mejor, un capítulo más en esa insigne marca de polo llamada Heguy.

La etapa final del Nacional Intercircuitos

La cancha 2 de Palermo y el predio Alfredo Lalor de Pilar fueron los escenarios en los que ayer comenzó la etapa final del Campeonato Nacional Intercircuitos con Handicap por la Copa República Argentina, el certamen que se disputa desde hace 90 años. Por la Zona A, La Esquina (Isidro Strada, Francisco Bensadón) venció 14-13 a Coronel Suárez (Diego Araya), y Fortín Mulitas (Martín Aguerre h.) 9-6 a La Quebrada 6; por la B, además del éxito de La Bamba se produjo el triunfo 17-13 de Trenque Lauquen (Juan A. García Grossi) ante La Chavita (Bartolomé h. y Camilo Castagnola), y por la C, La Natividad (Matías Torres Zavaleta) derrotó 13-10 a Chapaleufú y El Desafío (Tomás Fernández Llorente h.) 13-12 a La Quinta (Luke Tomlinson). El sábado se disputará la 2a fecha en las mismas sedes, con el destacado de La Bamba de Areco Clickpolo ante La Chavita en Palermo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.