Rafael Obregón: de ganarle a Cambiaso y Facundo Pieres en el US Open, al sueño de jugar el Abierto de Palermo

En Estados Unidos, la organización de Rafael Obregón superó a Valiente, donde jugaron Adolfo Cambiaso y Facundo Pieres
En Estados Unidos, la organización de Rafael Obregón superó a Valiente, donde jugaron Adolfo Cambiaso y Facundo Pieres Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Gustavo S. González
(0)
9 de enero de 2019  • 23:59

Las satisfacciones que se viven por lo que produce con su trabajo pueden resultar inolvidables o, de tan seguidas, pasajeras. Las dos que tuvo Rafael Obregón con el polo en 2018 están entre las primeras. A cargo de la organización del equipo Daily Racing Form junto a su hijo Rafael, obtuvo el título del US Open que va a quedar en la historia como el que no pudieron ganar los dos mejores jugadores del mundo, Adolfo Cambiaso y Facundo Pieres , jugando juntos. La restante es más íntima: otro de sus hijos, Agustín, se convirtió en el primer Obregón en tres generaciones de polistas, en jugar el Argentino Abierto. Fue con La Cañada , el conjunto que Rafael organiza aquí.

Allá, en el torneo de 26 goles de Palm Beach, el equipo contó en sus filas con Hilario Ulloa, un crack que volvió épica la conquista cuando decidió seguir jugando después de que recibiera un bochazo cerca del ojo derecho, en el inicio del 5° chukker. "En Estados Unidos jugamos todos los años, siempre los 20 (goles) y se ganaron varios torneos. Y el año pasado, que jugaron Cambiaso y Facundo Pieres juntos, que parecía increíble, dijimos ‘Vamos a jugarla’. Nunca habíamos competido en la 26, y nos animamos con Hilario, que siempre jugó las 20 con nosotros, una bestia que pone todo y no sé si llegó a su techo, solo tiene que controlar un poco su ansiedad, que es su ADN, pero si puede ganar algo más de lo que ya consiguió en ese sentido… cada vez tiene más experiencia, más taqueo; la fuerza la tiene. Jugaron Jared [Zenni] de 4, Hilario de 3, de 2 Mariano Obregón, un sobrino mío, y Agustín de 1", relata Rafael.

Obregón le da infinita importancia a un aspecto del juego, casi una filosofía: "Con el accidente de Hilario en la final se dio una situación en la que se demostró que el polo es un juego de equipo, más allá de que las individualidades pesan. Cuando se funciona como equipo es cuando se marcan diferencias. Cuando él recibió el golpe pensamos que se venía todo abajo, y este tipo se subió y tuvo la humildad de acompañar y darle fuerza a sus compañeros: fijate que los últimos goles los hicieron Agustín, Jared y Mariano, pero él estaba ahí, era el que apuntalaba todo. Cuando hacés funcionar al equipo encontrás la llave de la victoria más que con lo individual. Jugaron un partidazo los cuatro". No hacía falta menos ante Valiente, el equipo de Cambiaso-Pieres, al que superaron por 10 a 9.

En Florida empezó a gestarse La Cañada Angiocor-Daily Racing Form. "Pensamos en jugar Municipalidad y Cámara y alguna chance de jugar la clasificación. Las cosas se fueron dando. Íbamos a jugar con Agustín Merlos de nuevo pero optó por Alegría, que lo tenía antes que nosotros, y lo llamamos a Sebastián [Merlos], al que le gustó la idea y se prendió. Es un gran jugador, el que más Abiertos jugó en estos tiempos junto con Cambiaso, fue 10 de handicap, y ahora es un tipo más tranquilo, que trata de tener mayor control de pelota, y nos gusta que vaya con la juventud, que trabaje. Solo no me gustó alguna reacción que tuvo con un compañero, son cosas que pasan en un deporte de sangre caliente, con mucha adrenalina, pero no se debe perder el respeto. Al Gallego [Martínez Ferrario] ya lo teníamos apalabrado, es un jugador aguerrido. Para Agustín y Jared fue la primera Clasificación; hay quienes la juegan tres o cuatro veces y no llegan al Abierto, por eso fue un logro tremendo. Son chicos respetuosos, que no levantan la voz en la cancha, no protestan…"

-No pudieron ganar ningún partido, al margen del que los clasificó. ¿Cómo resulta el balance?

-Fue una temporada muy dura, la caballada estuvo muy bien, la organización también (cada jugador tiene sus caballos) se trajeron seis de Estados Unidos, los tres mejores de Agustín y los tres mejores de Jared. Estamos muy conformes. Por ahí a uno le cuesta un poco porque se busca el equilibrio entre disfrutar y hacer el mejor papel, pero una vez que estás en Palermo querés dar algún plus, la posibilidad de ganar un partido, que la tuvimos contra La Albertina en Hurlingham, perdimos por dos pero desaprovechamos muchas situaciones.

-¿Y abarcando toda la temporada cómo la evaluás?

-Hicimos una campaña muy buena y uno de los méritos, por ser una organización que está creciendo, sobre todo acá, porque en Estados unidos hace muchos años que estamos, es que fuimos poniendo los caballos para el objetivo, que eran los dos últimos torneos de 26. No sé si pusimos los caballos buenos dos minutos al principio, entonces llegamos bien. Hicimos un buen papel en la Copa de Oro, pusimos lo mejor y las cosas se fueron dando, les ganamos también a los Pieres, Gonzalito y Nicolás.

Obregón, en Palermo: "Hay quienes juegan tres o cuatro veces la clasificación y no llegan al Abierto"
Obregón, en Palermo: "Hay quienes juegan tres o cuatro veces la clasificación y no llegan al Abierto" Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Lo que va de un año a otro. En 2017, La Cañada jugó la Copa Cámara de Diputados con Agustín Obregón y Jared, los jugadores permanentes del club, más Agustín Merlos y Santiago Tanoira. Recuerda Obregón: "Creo que hicimos una campaña bastante razonable, nos podía haber ido mejor, pero tuvimos también un poco de mala suerte porque el primer partido, que veníamos ganando por seis goles, se golpea Agustín Merlos [un tacazo], perdió el sentido, fue bravísimo. Pensamos que era muy grave, por suerte salió, no fue más que un susto, pero ya cuando volvió no era el mismo, como le pasa a cualquier deportista y más cuando se trata de un golpe en la cabeza. Tenía algo en el hombro y en una mano, nada grave, pero lo sintió. Así y todo fue una buena experiencia porque Agustín siempre fue un tipo muy didáctico y dejó muchas enseñanzas".

En Estados Unidos, la organización de los Obregón se estableció en 2004. "Yo jugaba en un club chico de California, manejaba todo, hasta 2003, que empezó mi hijo Rafael) con el papá de Jared (Jim, también polista). Rafael (h.) maneja la organización de Palm Beach y yo la de acá, somos un equipo", cuenta el DT. Y hace un poco de historia: "Jugaron polo mi abuelo y mi padre, al que vi en Palermo, en la cancha 2. Yo jugué un polo bajo; de los 11 hermanos somos seis varones y tres nos dedicamos al polo, seguimos los pasos. Cuando yo jugaba el polo no era profesional, y cuando me dediqué más a la organización, la compra de caballos, fue cuando mis hijos empezaron a crecer y tuve la oportunidad de darle a ellos el fruto de lo que trabajamos".

Por ahora, La Cañada no se dedica a la reproducción: "No criamos, salvo alguna vez, que es más un hobby, con una yegua linda y un padrillo nuestro. Compramos caballos jugadores, potrancas puras o embriones y hacemos el proceso. No nos dedicamos a la venta, no es un negocio, montamos a la organización. Trabajo todo el año en la organización de Villa del Lago (en Estados Unidos), he hecho polo privado en Florida. Tenemos un veterinario, Enrique Saladino, que trabaja acá y en Estados Unidos nos da dedicación exclusiva. Gracias a eso estamos en primer nivel y pudimos jugar Jockey Club, Clasificación, Hurlingham y Palermo, doce partidos al máximo nivel del mundo. Con el apoyo de Angiocor y Daily Racing Form , y la ayuda de Equustrade".

Obregón, con Ezequiel Ferrario. "Nunca habíamos competido en la Triple Corona de 26, y nos animamos", dijo el DT
Obregón, con Ezequiel Ferrario. "Nunca habíamos competido en la Triple Corona de 26, y nos animamos", dijo el DT Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Nueva formación en Estados Unidos, en otro formato de los torneos

"Todavía no podemos decir nada concreto para la Clasificación de este año, sí resaltar el crecimiento de los chicos y el aporte de Sebastián y el Gallego, sus experiencias, no tengo más que agradecerles la posibilidad de haber llegado al Abierto. Para esta temporada lo habíamos llamado a Lucas Monteverde, pero no pudo jugar. En Estados Unidos vamos a jugar la 22 (no habrá campeonatos de 26 goles, al menos oficialmente) con Jared Zeni, Agustín Obregón, Santiago Cernadas, un chico de 6 goles que fue suplente aquí, y Jerónimo Obregón, de 4 goles, al que ya subieron a 5; muy buen equipo. Nosotros les ganamos a Cambiaso y Facundo el último 26, porque ahora se bajó a 22. Acá la meta es clasificarnos y quedarnos".

El recambio en el referato, en el buen camino

Existe una falta de equidad de los referees. Sé que la nueva generación está trabajando muy bien, le falta mucho, pero está en el buen camino, haciendo bien las cosas. Lo felicité a Guillermo Villanueva porque no tuvo problemas en amonestar y sacar de la cancha a Cambiaso y a Nicolás Pieres. Esa firmeza está muy bien. Ocurre que se le dan ciertas ventajas al más fuerte, acá y en Estados Unidos". Sobre la cantidad de equipos en el Abierto, Obregón opinó: "Me gusta que jueguen 10 equipos, porque si achicás, les restás posibilidades a muchos".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.