La clase de Nietes fue demasiado para el mendocino Reveco