Cómo es el estadio donde jugará Jaguares y el recuerdo de una hazaña de los Pumas

El estadio Regional Wellington, donde los Jaguares enfrentarán a Hurricanes
El estadio Regional Wellington, donde los Jaguares enfrentarán a Hurricanes Fuente: LA NACION
Santiago Angel
(0)
16 de mayo de 2019  • 07:55

El Wellington Regional Stadium será el escenario del partido que el viernes, desde las 4.35 de Argentina, jugarán Jaguares y Hurricanes, por la 13° fecha del Super Rugby. Hace casi ocho años, el icónico recinto ubicado en la capital de Nueva Zelanda fue testigo de uno de los partidos más recordados de nuestro rugby gracias a una de las hazañas de Los Pumas. Además, en 2016 albergó un juego que también había tenido como protagonistas a Jaguares y la franquicia neocelandesa.

Este estadio, con capacidad para 34.900 espectadores e inaugurado el 3 de enero del 2000, recibió ocho partidos durante el Mundial del 2011. Dos de ellos (Gales-Irlanda y Australia-Sudáfrica), por los cuartos de final. Además fue el teatro de cuatro encuentros de la Copa del Mundo de críquet en el año 2015. En dos de ellos, los Black Caps, anfitriones, estuvieron presentes.

Pero el Wellington Regional Stadium también fue sede del repechaje de ida para la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018 entre el local, Nueva Zelanda, y Perú (0-0). Allí, además, la selección argentina Sub 20 jugó sus tres partidos de la Copa Mundial de la FIFA 2015. Y jamás pudo ganar: dos empates (Panamá y Austria) y una caída (Ghana).

En el Estadio Regional de Wellington, los Pumas vencieron a Escocia en el partido que los clasificó a los cuartos de final de la Copa del Mundo de Nueva Zelanda 2011
En el Estadio Regional de Wellington, los Pumas vencieron a Escocia en el partido que los clasificó a los cuartos de final de la Copa del Mundo de Nueva Zelanda 2011 Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia

Aquel partido inolvidable de Los Pumas

Domingo 25 de septiembre de 2011. Diluvia en Wellington y los Pumas están quedando eliminados en la Copa del Mundo. Pierden 9-6. Del otro, Escocia, un hueso duro de roer y, hasta el momento, impenetrable. Los volumen del griterío argentino comienza a apagarse poco a poco, como si se tratase del final de una fiesta, pero, en esta ocasión, con un desenlace triste.

Ataca el Cardo, con unos forwards ásperos y unos backs que hoy están casi de adorno en el juego ofensivo. El objetivo de los europeos: sumar. Como sea, pero sumar. Están a pocos metros del ingoal albiceleste. Solo un par de pasos los separa de la gloria, de meterse entre los ocho mejores. Los Pumas, en cambio, se definen con un uñas y dientes. Minuto 71:02. Quedan ocho minutos y cincuenta y ocho segundos para que suene la bocina. El árbitro inglés Wayne Barnes otorga la ventaja de penal en favor de los escoceses por off-side de la línea defensiva.

A los 71:04, Mike Blair, medio-scrum de los británicos, pasa hacia atrás. Aguarda, relamiéndose, Dan Parks, quien a los 71:06 patea un drop que acaba entrando por el medio de las haches. 12-6 para los dirigidos por el inglés Andy Robinson. Volver a casa ya es un hecho. Soñar con escuchar el himno nacional en el Eden Park, de Auckland, para los cuartos de final es casi una utopía. Pero no hay tiempo ni para pensar en jugar contra Georgia en Palmerston North y después retornar a Ezeiza. No tiene por qué ser una opción. Hay que apurarse y jugar rápido la salida.

Felipe Contepomi toma la pelota y la coloca apenas esquinada y lo suficientemente corta como para que supere los diez metros y sea tomada por Julio Farías. A partir de allí se forma un ruck y Nicolás Vergallo la abre lo más rápido con la premisa de darle juego a sus tres cuartos. En el medio, un golpe a destiempo sobre Contepomi le da una valiosísima ventaja de penal a la Argentina. No importa. Hay que seguir, seguir y seguir. Pases, pases y más pases hasta que la pelota llega a las manos de Lucas González Amorosino, quien con un slalom casi maradoneano se zambulle al try para provocar el delirio de todos los argentos presentes. Convierte Felipe y sufrir. una vez más. Gana Argentina 13-12. Nervios van, nervios vienen, Barnes da el pitazo final y los cuartos de final, de no haber ninguna tragedia deportiva de por medio, serán un hecho. Los Pumas, contra todo pronóstico, lo vieron a hacer, como Lens 1999, con Irlanda como víctima, o como en los asaltos a Francia en su propia Copa del Mundo celebrada en 2007.

El recuerdo parece cercano. Aún se mantiene en la retina. Intacto. De todos modos, el tiempo ha pasado y las cosas han cambiado: Santiago Phelan ya no es más el entrenador del seleccionado nacional, ahora manda Mario Ledesma, quien reemplazó a Daniel Hourcade, dueño del trono entre noviembre del 2013 y junio del 2018. Además, se disputó otro trofeo William Webb Ellis, en Inglaterra, y que acabó con un valioso cuarto puesto para nuestro país. Y se fundó Jaguares, la primera franquicia (y única, hasta ahora) que tiene la UAR en el Super Rugby.

El paso previo de Jaguares hace tres años

Desde que inició la aventura por el hemisferio sur, en febrero del 2016, el elenco que hoy dirige Gonzalo Quesada pisó Wellington en una oportunidad. Fue bajo las órdenes de Raúl Pérez. Y sin Jerónimo de la Fuente como capitán. El brazalete, en aquel entonces, le pertenecía a Agustín Creevy. Fue el sábado 9 de abril del 2016. En dicha ocasión, Hurricanes, que volverá a aparecer en el radar desde las 4.35 de este viernes, acabó imponiéndose por 40-22. Nuevamente con un diluvio adueñándose de la escena. A diferencia de lo que fue el juego con Escocia, en el cual finalmente se halló el rumbo para salir airosos, contra Beauden Barrett, TJ Perenara, Dane Coles, Julian Savea y compañía no hubo caso: seis tries en contra y un traspié sin atenuantes.

El tiempo pasará y, posiblemente, el rugby argentino tenga más compromisos en el Estadio Regional de Wellington. Incluso así, todos seguirán recordando, como mínimo, la primera travesía de Jaguares por allí, pero, fundamentalmente, la victoria de los Pumas por la Copa Mundial del 2011 porque, al fin y al cabo, fue una historia de lluvia con final feliz.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.