El ciclo de Phelan entre los pasos históricos y la falta de resultados

El head coach de los Pumas sufrió con los resultados en el recambio de la generación del Bronce de 2007 y los primeros pasos en el Rugby Championship
(0)
25 de octubre de 2013  • 17:33

Santiago Phelan estuvo al frente de los Pumas por seis años. Disputó 45 partidos, de los cuales perdió 31, empató uno y ganó 13. Sufrió un recambio generacional en el equipo argentino y el paso a jugar contra las grandes potencias del rugby mundial, donde los malos resultados recrudecieron la interna y terminaron con su salida del equipo.

2008, de la ilusión del debut al golpe de realidad. Después del inolvidable Mundial en Francia, Phelan debutó con un éxito ante Escocia (21-15) en Rosario, el 7 de junio. "Soy un simple colaborador. En este proceso, los verdaderos responsables serán los jugadores", dijo. Pero dos meses después (9/8) recibió una dura advertencia en Johannesburgo: el equipo que ganó el bronce en el Mundial ya no existía y Phelan sufrió su primera gran derrota: 9-63 con Sudáfrica.

Disputó siete partidos aquel año, con dos triunfos. El mencionado ante Escocia y contra Italia (22-14) en Torino. Luego cayó con Escocia e Italia (ambos en Vélez), los Springboks, Francia (Marsella) e Irlanda (Dublin).

2009, un año de transición. Los Pumas llegaron con dudas a Salta y el triunfo ante un rival de peso como Inglaterra (24-22) recompuso el ánimo (13/6). Pero el año no se cerró bien en la gira europea (derrotas ante Inglaterra y Gales y un triunfo 9-6 ante Escocia).

Fue el año con menor canditdad de partidos del ciclo. Fueron cinco. A los mencionados se le suma una caída por 15-37 en el Old Trafford.

2010, un oasis en el desierto. El triunfo ante Francia (41-13), con cuatro tries en Vélez e Italia (22-16 en Verona) las únicas alegría de un ejercicio 2010 muy pobre. Se perdieron los dos partidos en el país con Escocia y en la gira europea hubo caídas ante Francia e Irlanda sin anotar ni tan siquiera un try.

2011, el try que salvó el año y algo más. El año mundialista, con tanto trabajo y esfuerzo, terminó resumiéndose en un solo partido, en una sola jugada: el 13-12 a Escocia el 25 de octubre en Wellington, con el fantástico try de González Amorosino (foto) para ganar en un final angustiante. Llegar a los cuartos de final en el Mundial de Nueva Zelanda permitió cumplir el objetivo y garantizar el ingreso en el Rugby Championship. En aquella Copa del Mundo se perdió con lo justo ante Inglaterra, luego victorias ante Georgia y Rumania. Antes de la gran cita, los Pumas habían perdido contra Gales, en Cardiff.

2012, la dura adaptación a la elite. Por primera vez los Pumas fueron aceptados en un torneo anual de jerarquía y por primera vez en la historia la Argentina no se fue derrotada ante Sudáfrica. Tras el empate en 16 ante los Springboks en Mendoza (25/8), se estuvo cerca ante Australia en Gold Coast (19-23, el 15/9). El balance del RCH fue bueno, pero la gira de fin de año terminó con duras caídas ante Francia (22-39) e Irlanda (24-46). A principios de año recibió a Italia y Francia, con dos triunfos y una caída.

2013, sin resultados, los daños internos. El peor año: derrotas durísimas ante Inglaterra en Salta (3-32) y Buenos Aires (26-51). Hasta el triunfo ante Georgia (29-18) dejó sabor a poco, sin lucimiento. El Championship tuvo momentos buenos y malos, pero las seis derrotas en fila con las potencias del Sur dejaron expuestas las diferencias del staff y el desgaste con los jugadores. El equipo recibió un promedio de 37,3 puntos por partidos. Un triste final.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.