Jaguares reaccionó al final y consiguió un triunfo revitalizante

Super Rugby
  • 20
Bulls

Bulls

  • 22
Jaguares

Jaguares

Alejo Miranda
(0)
6 de abril de 2019  • 10:00

En 10 minutos, Jaguares corrigió todo lo errático que había sido en los 70 anteriores y en una ráfaga que incluyó dos tries del debutante y recién ingresado Domingo Miotti dio vuelta un partido que parecía irremontable para imponerse 22-20 ante Bulls, en Pretoria.

Se trata de la primera victoria en Sudáfrica desde la primera fecha de 2017 luego de 11 derrotas consecutivas, que además sirve para cortar una racha de tres caídas al hilo en el Súper Rugby 2019. Más importante, el éxito le devuelve a Jaguares una confianza que parecía desvanecerse con el correr de los partidos.

Durante los primeros 70 minutos, Jaguares lució como un equipo desorientado, algo que se reflejó en la desorbitante cantidad de penales (14 en ese lapso), la gran mayoría perfectamente evitables. Es decir, respondían a errores mentales. En el cierre, con una gran dosis de actitud y un gran aporte del banco, pasó de 10-20 a 22-20 con la fulgurante aparición de Miotti y vuelve a ponerse en carrera. Con tres éxitos y cuatro caídas, se mantiene en la pelea en la parejísima conferencia sudafricana.

Bastó corregir la indisciplina y agregarle al ataque una dosis de paciencia para que en esos 10 minutos finales Jaguares encontrara los espacios y pudiera hacer daño con los backs. Fue Bulls, cuya pulcritud venía siendo la única virtud, el que entro en el desconcierto y terminó con 13 por dos amarillas.

Fue clave la actuación de los jugadores que ingresaron desde el banco. Un banco de lujo, con Agustín Creevy , Nahuel Tetaz Chaparro y Tomás Lavanini , por ejemplo, pero también con dos jugadores inexperimentados como Felipe Ezcurra, de gran actuación, y Domingo Miotti, que tuvo un debut soñado y no sólo apoyó los dos tries, sino que acertó una conversión desde el touch (luego fallaría otra más accesible).

La indisciplina fue el signo que marcó el primer tiempo de Jaguares. Los ocho penales cometidos (más un free-kick), la mayoría de ellos evitables, lo pusieron contra las cuerdas. Así, Bulls dominó territorio, posesión y marcador, ya que con el pie de Manie Libbok se fue al descanso 9-7. Si la diferencia no fue mayor fue porque Jaguares nunca claudicó, se mantuvo firme en defensa y tres veces salvó el try en situación extrema.

La diferencia se estiró a 10 puntos (20-10) luego de que Jaguares permitiera un try insólito, tras ceder la posesión cuando había recuperado la pelota y tenía penal a favor. El mérito fue mantenerse en partido y tener la fortaleza mental para revertirlo en los minutos finales, algo que a este equipo no hace mucho tiempo le pasaba reiteradamente a la inversa.

Esta vez sí termina pesando el resultado final por sobre las formas. Queda mucho por corregir, sobre todo en cuanto a la disciplina y la paciencia a la hora de atacar, pero es un factor que queda eclipsado por la constancia para mantenerse en partido y el temple para revertirlo. Sobre todo, el valor de la victoria para recuperar la confianza.

Los mejores pasajes

En siete días, un duelo tanto o más complicado: Jaguares visita a Sharks, que ayer goleó 42-5 a Lions. Con la actitud de los últimos 10 minutos, nada es imposible para Jaguares.

.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.