La confianza de Joaquín Díaz Bonilla: "Jaguares no tiene techo"

Joaquín Díaz Bonilla tiene la difícil misión de reemplazar a un consagrado de Jaguares y de los Pumas: Nicolás Sánchez.
Joaquín Díaz Bonilla tiene la difícil misión de reemplazar a un consagrado de Jaguares y de los Pumas: Nicolás Sánchez. Crédito: Fabián Marelli
Alejandro Panfil
(0)
5 de junio de 2019  • 02:59

En una de las haches de la cancha de Newman, a unos metros de donde habla con los medios, hace exactos cuatro años Joaquín Díaz Bonilla acertó en la última acción un drop que le dio a Hindú un Nacional de Clubes que ya estaba celebrando el local. Es el mismo escenario, pero el contexto es muy diferente, ya que "Tito" dejó atrás su etapa amateur en la URBA y hoy forma parte de Jaguares, la superprofesional franquicia de la UAR. "Ese drop quedó muy en el pasado. Fue lindo en su momento y se lo disfrutó mucho, pero hoy es Newman es el club donde nos entrenamos y lo miro desde otro lado", apunta el apertura del equipo dirigido por Gonzalo Quesada.

La franquicia argentina viene de ganarle a Reds en Australia y de conseguir anticipadamente la clasificación para los playoffs del Súper Rugby, pero no tiene mucho margen como para relajarse: en los compromisos con Sharks (este sábado, a las 16.40) y Sunwolves (el viernes 14, a las 19.10) en Vélez intentará asegurarse la localía en su cuarto de final -necesita un triunfo más para no depender de otros- y, de ser posible, en una eventual semifinal. Jaguares tiene abierta una ventana como para hacer historia. Y a ese anhelo se refiere Díaz Bonilla.

-¿Cómo están viviendo estos días luego de cumplir el primer objetivo?

-Contentos por ya estar clasificados y por el cierre de gira que tuvimos. Pero sabemos que estos dos partidos que nos faltan son muy importantes porque aún nos quedan muchas cosas por corregir. Sabemos además que para jugar los playoffs y que nos vaya bien tenemos que llegar muy finos, y en el último partido, más allá de que se lo ganó, no jugamos del todo bien. Estamos con ganas de corregir todo lo que no nos salió bien y creo que tendremos una buena prueba contra Sharks, que viene a jugarse todo contra nosotros.

-¿Cómo se logra no relajarse una vez conseguida la clasificación?

-Desde el primer entrenamiento de este año nos proponemos pasar la página y empezar todas las semanas en cero, hayamos ganado o perdido. Creo que eso habla mucho de los entrenadores, de que nada está incorporado. Y esa es nuestra mentalidad para este sábado. Sabemos que va a ser un partido durísimo y creo que es un buen objetivo seguir midiéndonos en el Súper Rugby.

-Si antes jugaban mal, perdían, pero hoy pueden definir incluso esos partidos en los que no juegan bien. ¿Eso responde a la experiencia adquirida?

-Sí. Hoy el equipo está más maduro. Ya desde el año pasado creció bastante de la cabeza y obviamente sumaron mucho los años que tuvo para acomodarse a esta competencia. Uno siempre quiere ganar y llevarse los puntos, pero también hay que analizar cómo se dan los partidos. Y si nos fijamos en el del sábado pasado, vemos que por momentos hicimos buenas cosas y por otros no tanto. Así que está bueno tener el objetivo de mejorar en el juego.

-Y ahora las victorias son más asiduas. ¿Qué fue lo principal que cambió para que empezaran a ganar tanto?

-Es difícil decir una cosa para explicar por qué se gana. Creo que hay un montón de factores: la cabeza es importante, también estar en todos los detalles en la semana y preparar bien los partidos. No relajarnos y mantener bien alta la vara en cuanto a la exigencia nos hacen ir a buscar esos resultados. A veces no se juega bien pero se gana. Eso también es muy bueno.

-¿El recambio es una fortaleza en este equipo?

-Sí, la verdad es que sí. Fue importante que cuando el equipo rotó y cambiaron los nombres siempre se tratara de hacer lo mismo. Todos los jugadores estuvieron a la altura y los jóvenes están haciéndolo de una gran manera. Está buenísimo. Eso eleva el nivel para todos y la competencia sana hace que tengamos ganas de seguir mejorando.

Díaz Bonilla explica un movimiento a Gonzalo Quesada, el entrenador que le dio la confianza que implica la titularidad en Jaguares.
Díaz Bonilla explica un movimiento a Gonzalo Quesada, el entrenador que le dio la confianza que implica la titularidad en Jaguares. Crédito: Fabián Marelli

-Phil Kearns, exjugador de Wallabies, acusó a la Argentina de haber hecho trampa por tener los Pumas como base a Jaguares en su preparación para el Mundial. Gonzalo Quesada ya se manifestó en desacuerdo. ¿Cómo lo tomaron ustedes?

-Estamos muy enfocados en lo nuestro. Sabemos del sacrificio y el esfuerzo que hace cada uno de nosotros para estar acá; entonces, que el resto diga lo que quiera. Tal vez los entrenadores son los encargados de responder a eso; nosotros tenemos que seguir por el mismo camino, tratando de ser lo más profesionales que podemos, y después ellos dirán si merecemos o no estar acá. Nosotros laburamos día por día para dar lo mejor y tal vez nos apuntaron porque están dándose los resultados. Pero son cosas externas al rugby y nosotros no nos tenemos que meter en ellas.

-Vélez es un estadio emblemático para los seleccionados argentinos. ¿Qué implica ese estadio para Jaguares? ¿Es como un jugador más?

-Sí, porque está buenísimo jugar como locales, con toda nuestra gente y nuestras familias que van a vernos y apoyarnos. También es bueno no tener que viajar, porque cuando nos tocan los viajes largos y los cambios de horario se los siente mucho. Pero, por sobre todo, es muy lindo jugar con nuestra gente.

-¿Cuánto les cuesta recuperarse de los viajes largos?

-El cambio de horario con Australia y Nueva Zelanda es duro. Son muchas horas de diferencia, entre 14 y 15. Y cuesta un poco adaptarse, pero es parte de esto. Ya sabemos cómo son las cosas, entonces tratamos de acomodarnos rápidamente en el sueño, ya sea acostándonos temprano como atendiendo a las diferentes directivas que nos den los profes. Tratamos de ser lo más responsables posible para que no se sienta tanto eso. Esperamos acomodarnos en estos días y estar bien para afrontar el partido del sábado.

"Tito" Díaz Bonilla, a los 30 años: "el rugby de clubes no es profesional y hay un montón de detalles que uno no tiene en la cabeza. Cuando uno entra acá, hay que estar muy fino en muchas cosas porque, si no, no puede rendir".
"Tito" Díaz Bonilla, a los 30 años: "el rugby de clubes no es profesional y hay un montón de detalles que uno no tiene en la cabeza. Cuando uno entra acá, hay que estar muy fino en muchas cosas porque, si no, no puede rendir". Crédito: Fabián Marelli

-¿Qué cambiaste como jugador desde tu etapa en Hindú hasta este presente en Jaguares?

-Creo que muchas cosas. El rugby de club no es profesional y hay un montón de detalles que uno no tiene en la cabeza. Y cuando uno entra acá hay que estar fino en muchas cosas porque, si no, no puede rendir. Por eso cuando me convocaron hace unos años, traté de empezar a crecer en todo aspecto, ya fuera en lo físico como en mi juego. Uno acá se sube a un tren en el que van todos para el mismo lado e inevitablemente terminá creciendo.

-¿Dónde está el techo de Jaguares?

-No tiene techo. Siento que tiene mucho potencial y mucho más por dar. Tenemos que seguir creciendo.

-¿El título de campeón es una quimera o una posibilidad real?

-Todos soñamos con eso. Sabemos que va a haber que trabajar muy duro para lograrlo, y por ahora vamos paso por paso. Primero jugaremos el sábado y luego veremos cómo sigue.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.