Lucas González Amorosino: "El haka no me intimida, no me genera nada"

El back dice que el comienzo frente a los All Blacks es clave y que no lo asusta su ritual
Xavier Prieto Astigarraga
(0)
3 de septiembre de 2014  • 08:31

AUCKLAND, Nueva Zelanda.- En este suelo, el lunes se embarró, el martes ensayó sobre seco y el miércoles salió a pasear. Pero para Lucas González Amorosino, este suelo, esta isla del Norte de este pequeño país, son la tierra de su obra cumbre en el rugby: aquel maradoniano try a Escocia que le valdría a la Argentina la clasificación para cuartos de final en el Mundial 2011. Ahora, con los All Blacks en la mira y por el Rugby Championship, el back intentará vivir este sábado otro hito, pero grupal: una victoria sobre Nueva Zelanda, la primera en la historia.

La organizada Auckland, donde los Pumas permanecerán hasta mañana para volar a Napier, sede del encuentro por la 3a fecha, se comporta cambiante en el clima mientras el seleccionado practica en el complejo Trust Arena y en Rifles College y descansa en el céntrico hotel Pullmann, donde el back surgido en Pucará conversó con La Nacion sobre el compromiso más bravo para la Argentina: el mejor equipo de rugby del planeta en su casa. Cosa que a él no lo asusta: "El haka no me intimida, no me genera nada", minimizó.

-¿Cómo son estas primeras horas en territorio ajeno?

-Acostumbrándonos al cambio de hora. Llegamos y no dormimos para regular el sueño. El jueves ya estaremos bien.

-¿Y cómo están para el partido?

-Muy bien. Con mucha confianza, y más después de las últimas actuaciones. El equipo ataca, hace daño. Estuvimos mirando en videos la cantidad de veces que le quebramos la línea de ventaja a Sudáfrica, en jugadas que después, por una cosa u otra, no terminaron en tries. Pero eso nos da confianza en el sistema.

-¿Que enfrente esté Nueva Zelanda y en su país no cambia el plan?

-No. Y menos contra estos equipos. Si se juega a patear y darles la pelota a ellos, se hace muy difícil. La idea es tener la pelota; la mejor defensa es ésa. Y así como Nueva Zelanda es muy ofensiva, la Argentina tiene lo suyo. Generamos más juego que Sudáfrica, aunque se perdió por alguna desconcentración de diez minutos.

-¿En qué pueden vulnerar la Argentina a los All Blacks?

-Puede sorprenderlos. Si bien Nueva Zelanda marca muy bien en formaciones fijas, la Argentina juega muy bien con pelotas recuperadas, y hace mucho daño. Por ahí basaremos el partido por momentos.

-En la prensa local se percibe respeto por la Argentina, y más ahora, con esta innovación en el juego. ¿Lo notaron?

-Me contaron que Nueva Zelanda destacó nuestro scrum. El respeto es algo que Argentina viene ganándose desde hace mucho. Hoy el scrum y el line son armas muy importantes de los Pumas. Siempre es mucho más fácil jugar con posesión y con las formaciones fijas la Argentina dominó a Sudáfrica. Espero que haga lo mismo con Nueva Zelanda, porque en eso los All Blacks tienen jugadas muy rápidas de inicio. Con esta forma de juego vamos a hacer daño. El respeto se va ganando con los resultados.

-¿La lluvia cambia el esquema?

-Hace que se juegue menos con la pelota y más tácticamente. Ojalá no llueva y podamos jugar ambos. Y si llueve, atacar en las oportunidades de corte. En ese caso es importante el juego con el pie para ganar terreno. Argentina tiene buenos pateadores y contra Sudáfrica terminó ganando en el plano territorial.

-¿Cómo es enfrentarse con los de negro en su tierra?

-Acá se respira rugby. Cada dos cuadras hay chicos con pelotas en las plazas, en la calle. Y los All Blacks desde hace mucho son los mejores del mundo. No pierden desde noviembre de 2012, pero este sábado seremos 15 contra 15 y ojalá se nos dé.

-¿Y mientras hacen el haka, qué?

-Yo me concentro. Tomo ese tiempo extra para pensar en el partido, en mis jugadas, en lo que tengo que hacer. Respeto su danza, pero el haka no me intimida, no me genera nada.

-En ambos Rugby Championship y en el Mundial los Pumas tuvieron mejores actuaciones aquí que en la Argentina. ¿Por qué?

-Se dio así. Nueva Zelanda marca en los primeros 10 o 15 minutos una referencia. Si uno no deja que se agrande, el juego se hace más llevadero. Pero cuando establece una diferencia en ese lapso, se agranda y arriesga más. La idea es estar cerca en el marcador, para que juegue con más presión. En un partido en La Plata a los 10 minutos nos había hecho dos o tres tries, tuvimos que salir a jugar con presión y cometimos errores no forzados. En cambio, si uno empieza ganando, obliga al rival a arriesgar y quizás aprovecha un error.

-¿Cómo te sentís hoy en el equipo?

-Bien. Hourcade me dio la posibilidad de jugar como wing en junio, me afiancé en el puesto después de no estar jugando mucho, y contra Sudáfrica me sentí muy cómodo ahí. Desde chico soy fullback, pero hoy por hoy tengo la chance de jugar como wing y estoy muy bien así.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.