Mundial de rugby: una expulsión, la clave de la revancha que Gales se tomó ante Francia

La acción clave del partido: el codazo de Sebastian Vahaamahina a Aaron Wainwright que determinará la expulsión del francés.
La acción clave del partido: el codazo de Sebastian Vahaamahina a Aaron Wainwright que determinará la expulsión del francés. Fuente: Reuters
Alejo Miranda
(0)
20 de octubre de 2019  • 09:35

En la semifinal del Mundial 2011, Francia se impuso gracias a que jugó una hora con un jugador de más. La revancha en Oita (Japón) tuvo desenlace opuesto: en desventaja 19-10, Gales quedó en superioridad numérica por la expulsión de Sebastian Vahaamahina al minuto 48 y dio vuelta el partido con un try de Ross Moriarty a seis del final para imponerse 20-19 y avanzar a semifinales del Mundial de rugby por tercera vez en su historia.

En función de los antecedentes inmediatos en este torneo, Gales llegaba como amplio favorito. No obstante, Francia tuvo un comienzo feroz y en ocho minutos ya ganaba 12-0 gracias a los tries de Vahaamahina y Charles Ollivon. Gales descontó con el try de Aaron Wainwright pero quedó momentáneamente con 14 por la amonestación a Moriarty y Francia volvió a estirar la ventaja: 19-10 gracias al try de Virimi Vakatawa antes de que terminara el primer tiempo.

El resumen del partido

Iban ocho minutos del segundo tiempo cuando ocurrió la acción que marcó el rumbo del partido. En medio de un maul y a la vista de todo el mundo, el segunda línea Vahaamahina le pegó un codazo artero a Aaron Wainwright y se fue correctamente expulsado. Dan Biggar puso el partido a tiro con un penal y luego Moriarty, tras una pelota robada por el medio-scrum Tomos Williams y la revisión del TMO que le puso suspenso a la definición por un posible pase hacia adelante, marcó el try de la victoria.

La jugada de la expulsión

En la semifinal del Mundial de Nueva Zelanda 2011, el único antecedente mundialista entre ambos, Francia se impuso 9-8 en un partido que Gales jugó desde los 19 minutos con uno menos por una controvertida expulsión a su capitán Sam Warburton por un tackle peligroso ante Vincent Clerc.

"La expulsión fue realmente significativa, pero estoy orgulloso de que los jugadores no se hayan rendido, sino que siguieron esperando por sus oportunidades que sabíamos iban a llegar", aceptó el entrenador de Gales Warren Gatland. "Fue similar a 2011, donde se definió por un punto y con una expulsión en el medio. No fue el partido más lindo del mundo para ver, pero mostramos tener un gran carácter".

Las dos caras del deporte: celebra Gales una victoria que sufre Francia.
Las dos caras del deporte: celebra Gales una victoria que sufre Francia. Fuente: Reuters

Gales, medalla de bronce en Nueva Zelanda 1987 y cuarto en Nueva Zelanda 2011, llegó a Japón como uno de los candidatos luego de haber ganado el Seis Naciones con Grand Slam incluido. Buscará meterse en la final por primera vez el próximo domingo a las 5, cuando se enfrente en Yokohama a Sudáfrica, que venció a Japón.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.