Rugby formativo: hay que ayudar al formador

Fuente: LA NACION
Jorge Búsico
(0)
11 de febrero de 2021  • 02:00

Tiger Woods tenía apenas tres meses cuando Earl, su padre, lo encerraba en el garaje, lo ataba a una silla y lo dejaba horas mirando cómo él le pegaba a una pelotita de golf. "Ya entonces era asombrosa su concentración", cuenta Earl en el revelador documental Tiger, producido por HBO. Antes de aprender a hablar, el después ganador de 15 majors no hacía otra cosa que andar con un palo y una pelotita. Era casi un espejo de lo que se relata en Open, la excelente autobiografía de Andre Agassi. El escritor italiano Alessandro Baricco, que la incluyó entre los 50 libros que eligió para tener "una cierta idea del mundo", define: "La idea de entrenar a un hijo de siete años lanzándole 2500 pelotas al día es muy semejante a una suerte de envenenamiento metódico, y ésa era la idea de educación que tenía el padre de Agassi". Se sabe: Woods y Agassi conocieron la gloria deportiva y tocaron fondo en sus vidas. El rugby tiene algo único, no mejor: en infantiles, hasta los 14 años, se trata de un deporte formativo. No hay competencia.

El pequeño Tiger Woods, y sus primeros pasos en el golf
El pequeño Tiger Woods, y sus primeros pasos en el golf

En esa etapa, quizá la más linda, es vital el formador, que es mucho más que un entrenador. Es el que debe transmitir la filosofía del juego, que incluso viene antes de cómo pasar la pelota o cómo acomodar el cuerpo para el tackle. Esos voluntarios, que en su mayoría son anónimos, pero a quienes todos los que jugaron los recuerdan más que a ningún otro, son -nada menos- los que reciben a los chicos en el club. El primer contacto. Todo empieza allí. Es el área que más se debe cuidar. La Argentina tiene una excelente tradición en rugby infantil y, de hecho, es de los pocos países que poseen un reglamento especial para esa edad.

Andre Agassi, el Kid de Las Vegas, en sus comienzos en el tenis
Andre Agassi, el Kid de Las Vegas, en sus comienzos en el tenis

Los tiempos y el rugby han cambiado bruscamente en las últimas dos décadas. Los jugadores de entre 6 y 14 años de hoy tienen otras costumbres que los del siglo pasado. Otros lenguajes, otras formas de informarse, otros hábitos. Incluso en el rugby mismo: antes un chico no tenía acceso a los partidos; hoy ve en Instagram el video del try que se hizo ese mismo día. El formador, que muchas veces jugó en aquella época, debe incorporar conocimientos para comunicarse con un niño que en edad de colegio primario recibe andanadas de mensajes de todo tipo desde cualquier pantalla. Hay que ayudar aun más al formador.

En los próximos días estará disponible Rugby formativo, escrito a cuatro manos por dos personas que conocen a fondo el rugby infantil: Sebastián Perasso (SIC) y Juan Casajús (Los Tilos). "Tengo, más allá de la huella que me dejaron grandes maestros del rugby, un perfil más autodidacta que el de Juan, que cuenta con una sólida formación académica", sostiene Perasso, autor también de una serie indispensable de libros bajo el título Rugby didáctico. "Tenemos distintos métodos, pero se complementan", agrega Casajús, docente, investigador, profesor de educación y licenciado en alto rendimiento deportivo.

Fuente: Archivo - Crédito: Carlos Crusoe

El rugby ha conseguido la autorización del gobierno nacional para regresar a la actividad después de la larga pausa generada por la pandemia. Los chicos volverán a los clubes -"eso era lo primordial: que estuvieran en los clubes, que corrieran, que se divirtieran", apunta Casajús- y allí pueden llegar a encontrarse con escenarios distintos a los que conocían. Quizás algún amigo ya no vuelva, un entrenador esté privado de ir por ser persona de riesgo o venga de sufrir una pérdida importante por el coronavirus. Este primer encuentro será aun más importante. Más que nunca es momento de poner por encima de todo la filosofía del juego. Que, entre otras cosas, se basa en el respeto ("consideración de que algo es digno y debe ser tolerado", según una definición de diccionario). No sólo adentro, sino afuera. Que el rugby sea formativo en esa etapa crucial de la vida es un don por seguir cuidando y sembrando.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.