Quirón, el secreto detrás del quíntuple campeón de la Copa Nacional de clubes

El equipo campeón de 2016
El equipo campeón de 2016
Toto Barizza, el eje de la entidad naranja para quedarse con cinco veces con la Copa Nacional de Clubes
Federico Sánchez Parodi
(0)
22 de noviembre de 2016  • 23:56

Barizza siempre dice presente en los torneos de atletismo
Barizza siempre dice presente en los torneos de atletismo

Ya van cinco años en los que Quirón se impone como dominador de la Copa Nacional de Clubes. Hasta ahora no hay quien pueda frenar a los de naranja. Superiores tanto en damas como en mujeres, con la sumatoria de puntos logrados en la jornada inicial en el último torneo ya tenían el trofeo asegurado.

¿Cuál es el secreto? Los atletas señalan a Toto Barizza como el gran responsable, el artífice del destino del club Naranja que se destaca y busca mantenerse en lo más alto. Rodolfo, con 84 años, los alienta, cuida y también, “invita” a correr todas las pruebas que sean necesarias con tal de mantener vivo el “Espíritu Quirón”.

En los años ´80, Barizza fue uno de los que llevó adelante la estructura del atletismo en Ferro (como antes lo había hecho en GEBA), obteniendo más una gran cantidad de títulos y formando deportistas. Posteriormente, con su desembarco en Quirón, varios fueron los que abandonaron la entidad de Caballito y siguieron sus pasos para calzarse la camiseta naranja y competir.

Lo cierto es que la entidad presidida por Daniel Silveyra reúne a una gran cantidad de atletas, algunos con una extensa trayectoria, y otros “nuevos”, que le permiten mantenerse vigente.

Los entrenadores son Miguel Vester, Federico Márquez, Matías Galardi, Fernando Pastoriza, Marcelo Pugliese y Javier Morillas, aunque es un proyecto que se desarrolla desde hace 40 años.

“Acá no hay secretos, se trata de trabajar todos los días y apuntar a formar hombres y generar el deseo de estar unidos. Desde nuestro presidente para abajo, la idea que se baja es la de entregarse por completo, es sangre, sudor y lágrimas”, remarca Barizza.

En la última competencia organizada por la Federación Atlética Metropolitana (FAM) en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Cenard) Quirón tuvo duplicó la cantidad de puntos obtenidos por FCmax, su inmediato competidor (238 contra 119).

Además, se dio el lujo de no contar con la olímpica Jennifer Dahlgren , que le hubiera permitido sumar más puntos en lanzamiento y ampliar la diferencia.

Con un currículum que presenta su presencia como entrenador en siete Juegos Olímpicos, Barizza argumenta: “Al atletismo hoy lo veo en un momento bajo, pero es porque no tenemos una pelota de fútbol. Acá tenemos que trabajar para formar atletas, pero por sobre todo, hombres, porque cada uno, cuando entra a la pista, está sólo, sin el entorno que lo rodea”.

Una voz autorizada dentro de los atletas para opinar es la siempre vigente Vanesa Wohlgemuth, quien ya traía los mandatos del entrenador en su paso por el club de Caballito: “Tenemos una tradición, como hace varios atrás, cuando nos tocaba defender los colores de Ferro. Apuntamos a ser el mejor club del país y para eso se trabaja con entrenadores en todas las áreas, para potenciar lo que hace cada uno”.

Por su parte, uno de los entrenadores, Javier Morillas, contó: “Para nosotros, Rodolfo es un ejemplo, tiene nuestra admiración y para muchos, es el responsable de que hayamos terminado la escuela secundaria. Acá tenemos un club con una cabeza, pero con muchos brazos”.

Atletas que compiten en pruebas que no son suyas, o que participan en varias actividades son algunas de las postales de las que se vanaglorian los atletas de Quirón.

“Motivados”

A la hora de hablar de la llegada del mensaje de Barizza a los atletas, la respuesta afirma el panorama. “En Quirón no hay secretos. Tenemos un grupo encabezados por Barizza, secundado por entrenadores de la talla de Morillas, Vester o Márquez. Todos logran fusionarnos y sacar a relucir el #EspirituQuiron”, opina el atleta Nike Luis Ortiz.

En tanto, Florencia Lamboglia se refiere al Toto con una mirada más paternalista: “Lo hacemos por él, es como un abuelo que te cuida. Yo corro 100 o 200 metros, pero si él me pide que compita en un 1.500, lo hago”.

“La clave está en la fusión del atleta con el entrenador. Nosotros confiamos sin pensar, y es por eso que funcionamos como equipo y nos mantenemos unidos”, remarca Valeria Barón, agregando: “Muchos atletas hicimos más de dos pruebas en el torneo y creo que es una forma de devolverle todo lo que el Club (presidente, entrenadores y ayudantes) hace por nosotros”.

Finalmente, una de las más nuevas, Paula Dulcic dio una mirada similar: “Soy nueva en el club y hace poco que estoy compartiendo el día a día con el resto, pero acá todos tienen como objetivo ganar el torneo. Y la unión nace de los de mayor trayectoria y se va dando por contagio”.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.