Silvio Romero, el Nº 9 de Independiente que quiere confirmar su buen momento

Fuente: FotoBAIRES
Rodolfo Chisleanschi
(0)
6 de febrero de 2020  • 23:59

En el minuto 63 del encuentro del sábado pasado ante Rosario Central, Lucas Pusineri decidió efectuar el primer cambio en Independiente. Su equipo ya ganaba 4-0 y ordenó el ingreso del colombiano Andrés Roa. El cuarto árbitro encendió el cartel luminoso y al ver el número 18 en la pantalla, los aplausos y gritos de aliento fueron multiplicándose por todo el estadio. Se iba Silvio Romero, el nuevo capitán, uno de los máximos artilleros de la Superliga (Rafael Santos Borré es el otro), que apenas diez minutos antes había engrosado su cuenta personal con un golazo desde el borde del área. El hombre que la hinchada roja se ocupa de redimir en cada partido, en cada nueva oportunidad que sacude las redes rivales.

La historia. El vínculo entre Independiente y el Chino Romero arrancó torcido. El cordobés fue un pedido expreso de Ariel Holan en el verano de 2018. Quería un Nº 9 más versátil, con mayor participación en los circuitos de juego y, en lo posible, con un nivel superior de eficacia que Emmanuel Gigliotti, hasta ese momento indiscutido dueño del puesto.

América de México, donde llevaba tres temporadas y media, pidió una cifra inalcanzable para las arcas del Rey de Copas. La negociación fue y vino, estuvo a punto de naufragar y fue reflotada varias veces. Al final, y ante la insistencia del entrenador, el presidente Hugo Moyano firmó la operación: 4,2 millones de dólares por el 70 por ciento del pase.

La relación con el hincha. Romero llegó a un equipo que todavía paladeaba la conquista de la Copa Sudamericana 2017. Lo hizo con la pretemporada finalizada, fuera de forma física y futbolística. Dando demasiadas ventajas. Desde ese mismo instante, su relación con la gente se convirtió en tema de debate.

Gigliotti acaparaba el cariño del hincha, y las primeras apariciones del ex Lanús no ayudaron a cambiar la opinión. "Está gordo", "no corre", "no mete", se escuchaba en las tribunas del Libertadores de América. Su cotización agrandaba las acusaciones y solo lo sostuvo la tozudez de Holan, que no se cansaba de demostrar con números su nivel de certeza en la definición.

La rueda comenzó a girar en agosto de 2018, cuando Romero marcó el tanto que le dio al Rojo la Suruga Bank. Hubiera virado del todo si el gol señalado ante River en la Copa Libertadores hubiese significado el pase a la semifinales, pero la eliminación lo opacó y la relación siguió siendo ambivalente.

Todo cambiaría en el segundo semestre del año pasado. Superadas las lesiones musculares que le cortaron el ritmo de adaptación, el Chino comenzó a sumar medallas. Un gol a Colón, Godoy Cruz y Newell's; dos a Lanús, Unión y San Lorenzo. Los aplausos comenzaron a bajar desde las gradas, el hincha aceptó que los 4,2 millones de dólares estaban bien invertidos.

La influencia en el plantel. El vestuario de Independiente reconocía varios "pesos pesados" cuando Romero se sumó al grupo y su voz demoró en dejarse oír en la intimidad del camarín. Pero una vez acomodado, el Chino fue ganando su espacio, primero avalado por la experiencia y la inteligencia. Más tarde, los goles aportarían el resto. A nadie sorprendió que Pusineri le entregara la cinta de capitán a principios de este año.

Los clásicos. Por supuesto, Romero casi no tiene pasado en enfrentamientos clásicos ante Racing. En el único disputado (Superliga 18-19) apenas estuvo 9 minutos en la cancha. Pero durante su etapa en Lanús registra 4 tantos en 5 partidos contra la Academia, 3 de ellos en el Cilindro. En los derbies no tuvo tanta efectividad: 1 gol para América ante Chivas de Guadalajara y otro para Lanús frente a Banfield.

El presente. La visita al rival de barrio no puede llegarle en mejor momento a Silvio Romero. Lo dicen los números pero se expresa sobre todo en el estado anímico, la velocidad física y la lucidez mental para tomar decisiones en cada pelota que cae en sus pies. El Chino es hoy la figura indiscutida del Rojo, el hombre en el que ahora sí confían sus hinchas para extender los aplausos que desde hace algunos meses lo saludan antes y después de cada partido.

Ficha personal:

Edad: 31 años (22-07-88).

Clubes: Instituto de Córdoba - Lanús - Rennes - Lanús - Jaguares de Chiapas - América - Independiente.

Partidos jugados en toda su carrera: 439.

Goles: 148 (0,34 por encuentro).

Partidos jugados en Superliga 2019/20: 15.

Goles: 11 (0,65 por encuentro).

Títulos obtenidos: Copa Sudamericana (Lanús 2013) - Copa Suruga Bank (Independiente 2018).

Logros individuales: Máximo goleador Copa Sudamericana 2019.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.