Tantos roces en la pista como público en las tribunas