David Nalbandian: con Juan Martín del Potro, una relación que nunca fluyó

Delpo y Nalbandian, siempre por veredas opuestas
Delpo y Nalbandian, siempre por veredas opuestas Fuente: Archivo
Un repaso por una convivencia tumultosa; en la Davis, sólo se vieron en seis series
(0)
1 de octubre de 2013  • 17:05

Nunca se quisieron. De estilos opuestos y personalidades disímiles, Nalbandian y Del Potro jamás tuvieron feeling. Cuando Del Potro llegó al equipo de Davis, en 2007, David ya era el estandarte del equipo argentino. Influía en las decisiones de Luli Mancini y era señalado como un capitán en las sombras. Coincidieron brevemente en el equipo en la caída 4-1 ante Suecia, en cuartos de final.

La gran victoria ante Rusia en las semifinales de 2008 disimuló el malestar. En el Parque Roca, Del Potro selló la serie en el quinto punto y se ganó la tapa de los diarios del lunes. Las fotos los retrataron a ambos fundidos en un abrazo, envueltos por la bandera celeste y blanca.

Pero, apenas dos meses después, en Mar del Plata se desató el escándalo. A Nalbandian no le gustó la decisión de Del Potro de jugar el Masters en Shanghai -totalmente entendible lo del tandilense- y se mofó de que su padre era quien negociaba los premios con la dirigencia de la AAT. "¿Pendejo, va a venir tu papito a ayudarte?", le espetó durante un entrenamiento, según contó LA NACION. Nalbandian estaba furioso porque no la dirigencia no había elegido a su Córdoba, donde David hubiese recibido mejores beneficios económicos.

El clima tenso en el Polideportivo Islas Malvinas era evidente. Ni se cruzaban, apenas si se veían para entrenar. Para colmo, Del Potro se lesionó ante Feliciano López, cedió el segundo single y quedó descartado para el domingo. La derrota ante España, sin Nadal, quedó en la memoria por el desplante de Nalbandian en la conferencia final y las acusaciones cruzadas.

En 2009, Nalbandian estuvo sin jugar por la primera operación de cadera. Antes, en Indian Wells se anotaron para jugar dobles juntos, por iniciativa de sus capitanes Lobo y Davín. Pero fue apenas una decisión simbólica, pues el diálogo estaba roto.

En 2010, tampoco se cruzaron porque Del Potro no participó en la Ensaladera. Al año siguiente se alternaron en las dos primeras ruedas y coincidieron en la visita a Belgrado en semifinales. Cómodo con Tito Vázquez como capitán, Del Potro fue héroe nuevamente, tras vencer a un Djokovic campeón del US Open unos días atrás. Luego, en Sevilla se vio una imagen curiosa: Nalbandian consolando a Del Potro, que dejó todo pero cayó ante Nadal en la final.

Ya sin diálogo, David y Delpo volvieron a coincidir nuevamente en Parque Roca en los cuartos del año pasado, ante Croacia (4-1), con Martín Jaite como capitán, con quien Del Potro nunca tuvo buena relación. Más tarde, ese año quedó expuesto ante el público: en las semifinales, ante República Checa, se negó a jugar el cuarto punto y la Argentina perdió su primera serie en Parque Roca después de seis años.

Este año, Del Potro cada vez más distanciado del nuevo cuerpo técnico -de buena relación con Nalbandian-, decidió directamente no participar de la Davis.

Como en las épocas de Vilas y Clerc, Nalbandian y Del Potro coincidieron poco y se hablaron menos durante la Copa Davis. Quisieron ganar la Davis, pero nunca se quisieron entre ellos. Y lamentablemente todavía dejan un gran vacío en las vitrinas del tenis argentino.

EN EL CIRCUITO, GANÓ EL REY DAVID

Jugaron entre sí cuatro veces: tres victorias de Nalbandian (Madrid 2007, Basilea 2008 y París 2008) y una de Del Potro (Madrid 2008).

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.