De Wimbledon a Toronto, Facundo Bagnis sueña con que los Panamericanos lo lleven a la Davis

“Es una gran oportunidad para demostrar”, dice el tenista, de 25 años y 137° del mundo, quien es el mejor preclasificado en Canadá y hace menos de dos semanas jugó la primera rueda en All England
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
10 de julio de 2015  • 21:50

La Argentina vive un período de transición en el tenis y, pese a que las miradas están puestas en la serie que se disputará el próximo fin de semana ante Serbia por los cuartos de final de la Copa Davis en Tecnópolis, este sábado comenzará la actividad en los Juegos Panamericanos de Toronto. Allí, Facundo Bagnis será la apuesta del equipo nacional, que además estará integrado por Guido Andreozzi (179°). Entre las mujeres, competirán María Irigoyen (157°) y Paula Ormaechea (227°).

Como primer preclasificado, Bagnis, de 25 años, debutará este sábado por la segunda rueda ante el guatemalteco Christopher Díaz Figueroa, cerca de las 13, hora de la Argentina. También, participará del torneo de dobles en pareja con Andreozzi.

"El equipo argentino siempre está obligado a conseguir medallas y queda esa deuda pendiente tras una actuación que no fue la esperada en Guadalajara 2011. El año pasado logramos grandes resultados en los Juegos Odesur de Santiago (ganó el oro en singles y en dobles con Andreozzi) y estamos muy entusiasmados junto a todo el equipo para lograr cosas importantes. Es una buena oportunidad para demostrar que nuestro tenis es una potencia", comenta Bagnis en una charla con canchallena.com. Este año, fue campeón del Challenger de Santiago de Chile en marzo y viene de caer en su debut en Wimbledon ante Nikoloz Basilashvili.

-¿Cómo fue la preparación para los Juegos?

- Estuvimos entrenando sobre cemento y adaptando el juego en el CENARD con Martín Vassallo Argüello, mi entrenador y capitán del equipo. Sobre todo hicimos foco en movimientos, posturas, y ejercicios, pensando en que teníamos Wimbledon (césped) en el medio.

-¿Cómo llegás a la competencia?

-Tuve un arranque de año muy bueno, ganando un torneo y siendo finalista en otro –Sarasota, Estados Unidos, donde cayó con Federico Delbonis-. No logré entrar en el main draw de Roland Garros por un puesto y tuve un bajón, sumado a una lesión en la pierna. Estaba en el puesto 90° en abril y caí al 130° porque tenía muchos puntos por defender. Pero me recuperé, me entrené dos semanas en Buenos Aires. Físicamente, estoy muy bien y cargué las pilas que necesitaba para afrontar una larga gira. Luego de los Panamericanos, mi objetivo es intentar volver al Top 100.

-¿Qué te atrajo de participar en Toronto?

-Cuando se dio esta posibilidad, que para mí ya arrancó el año pasado en los Odesur, me gustó la oportunidad de representar a la Argentina. Es algo especial y diferente, que no se da seguido. Por eso, trato de aprovecharlo y disfrutarlo mucho. Estoy muy entusiasmado y siento que fue un premio después de lo realizado en Santiago. Nunca lo puse en duda, a pesar de los cambios en el calendario y las superficies.

-¿Qué análisis hacés del mayor apoyo que les está brindando el ENARD?

-Se está haciendo un gran trabajo. Entrenamos en el CENARD, donde se recuperaron cuatro canchas que estaban abandonadas. Estamos un poco acostumbrados a quejarnos y, cuando se hacen cosas buenas, hay que destacarlas. Hoy los deportistas tenemos un fuerte apoyo, que obviamente puede ser mejor, pero hay que aprovecharlo. Nosotros tenemos una beca por seis meses y con incentivos en el caso de ganar medallas. Tanto la Secretaría de Deporte como el ENARD están haciendo un gran esfuerzo para crecer.

El torneo de tenis de Toronto de 2015 se disputa en el mismo escenario del Masters 1000 canadiense

-¿Estos Juegos son una experiencia distinta a la que está acostumbrado un tenista?

-Sin dudas. Yo había jugado los Odesur en 2006, pero fueron en Buenos Aires y el tenis era alejado, en Parque Roca. Pero me volví encantado de Santiago el año pasado, donde compartimos con muchos atletas argentinos que me contaban que los Panamericanos eran muchísimo más grande. Para nosotros, los tenistas, que tenemos una carrera bastante atípica al resto de los deportes, es una experiencia muy buena y nos genera mucha ansiedad el hecho de compartir, ya de por sí, un equipo de tenis. Uno va con un chip diferente al de un torneo normal al que estás acostumbrado a jugar durante todo el año.

-¿Sería positivo ganar una medalla, aunque no sea la dorada?

-Siempre es muy bueno ganar una medalla. En los Odesur del año pasado, tenía la presión de ser el mejor rankeado y me veía en la obligación de ganar la medalla de oro. Cuando ganamos dobles con Guido Andreozzi, al otro día teníamos que jugar la final de singles y yo ya estaba hecho, no me volvía loco por el oro. Y creo que en Toronto va a pasar lo mismo. Vamos a darle mucha importancia al dobles nuevamente. Esto es un viaje en equipo, con un capitán, un jefe de delegación, y además junto al equipo femenino. Hay que darle importancia a todo.

-¿Los Panamericanos pueden ser un paso previo a la Copa Davis?

-Jugar en el equipo de Copa Davis era mi sueño cuando de chico y lo sigue siendo. En la serie pasada me tocó aportar como sparring. Quiero colaborar desde donde pueda para llevar al equipo a lo más alto. Pero es una buena oportunidad para demostrar pensando en la Davis porque Daniel (Orsanic) –capitán del equipo de Copa Davis- nos está mirando siempre. Yo elijo participar de cualquier competencia para representar a la Argentina y siempre quiero estar presente, pero obviamente aspiro a la Davis.

-¿Cómo ves al equipo argentino para la Davis?

-Se está formando un grupo muy unido y ojalá próximamente se me dé participar también a mí. Creo que hay una paridad muy importante de jugadores como Schwartzman, Berlocq, Delbonis, Machi González y varios más que estamos peleando entre el puesto 80° y 120° del mundo. Cualquiera tiene la posibilidad y todos somos muy parejos. El que le toque hacerlo, será porque está en su mejor momento.

Este sábado, también debutarán Guido Andreozzi ante el boliviano Rodrigo Banzer y Paula Ormaechea frente a la paraguaya Verónica Cepede. El domingo, jugará María Irigoyen ante Carol Zhao, de Canadá.

jb/ph

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.