Diego Schwartzman dejó atrás una derrota por paliza y dio el batacazo en Estambul

Schwartzman logró un gran triunfo, a los 23 años
Schwartzman logró un gran triunfo, a los 23 años Crédito: @Istanbulopen
Tras haber sufrido un 6-0 y 6-0 hace 22 días en Houston ante Baghdatis, el Peque logró este jueves en Turquía una muy valiosa victoria por 6-2 y 6-2 ante Tomic (22° del mundo), primer favorito del certamen; "lo tomé como un aprendizaje", contó, ya superado aquel mazazo
Sebastián Torok
(0)
28 de abril de 2016  • 15:27

Diego Schwartzman dio un golpe sobre la mesa del ATP 250 de Estambul (sobre polvo de ladrillo, 426.530 euros en premios). El argentino sorprendió al primer cabeza de serie del certamen, el australiano Bernard Tomic (22 del ránking), al derrotarlo por un doble 6-2 en los octavos de final (este viernes, desde las 6.30 de la Argentina, se medirá con el bosnio Damir Dzumhur). La valiosa victoria del Peque, una de las más importantes de su carrera, se produce 22 días después de haber perdido por 6-0 y 6-0 en Houston con Marcos Baghdatis. Tras aquel mazazo, Schwartzman escribió en su cuenta de Twitter que había tocado fondo.

"Decir que había tocado fondo fue una mala decisión en caliente. Quizás ese tuit fue apresurado. Después me di cuenta que no hay que estar muy mal ni muy bien cuando se gana o se pierde. Son momentos, semanas, partidos. Hay que tratar de estar siempre igual, trabajar, disfrutar de lo que se hace y ahí está todo lo bueno, se gane o se pierda", reflexionó Schwartzman, 87° del mundo, en charla con canchallena.com desde Estambul.

La caída ante Baghdatis en el único certamen sobre canchas lentas de los Estados Unidos fue un golpe al ánimo del jugador de 23 años. Aquel día, el de la bicicleta ante el chipriota en apenas 48 minutos, nada le salió bien y se produjo en un contexto negativo para el Peque, en medio de varias derrotas y escasas victorias en la temporada. "Fue duro perder así. Más de lo normal, no me esperaba tener un día tan malo, pero bueno, pasó y hay que tomarlo de aprendizaje. Son anécdotas que uno tiene en la carrera, soy joven y habrá muchas más", añadió el tenista que comenzó jugando a los siete años en el club Hacoaj.

Estambul es una estación del circuito que a Schwartzman le genera buenas sensaciones. El año pasado alcanzó las semifinales y se retiró ovacionado por el público tras perder con Roger Federer. Incluso, el suizo interrumpió la entrevista que estaba brindando para aplaudir al tenista de 1,70m. Si bien el polvo de ladrillo no representa para Tomic su mejor superficie (tiene un 37,% de efectividad), el australiano es una raqueta muy fuerte del ATP Tour, al margen de su difícil personalidad. Y Schwartzman logró un éxito que le servirá para potenciar su confianza. "Me siento cómodo en este torneo. Hoy jugué muy sólido. Devolví bien. Sé que a él le cuesta más en estas canchas y lo aproveché", contó Schwartzman, que, además, este viernes jugará las semifinales en dobles, junto con Andrés Molteni, ante Marcus Daniell y Artem Sitak (ambos de Nueva Zelanda).

El viernes, en el mismo torneo turco y por los cuartos de final, el azuleño Federico Delbonis (36°) se enfrentará con el español Albert Ramos (57°).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.