El calor en Australia derrite a los tenistas y hace aparecer hasta Snoopy