El infierno de Soderling, el primer vencedor de Nadal en Roland Garros: "Llegué a buscar en Google cómo suicidarme"

El sueco Robin Soderling, el primero en vencer a Rafael Nadal en Roland Garros, confesó haber sufrido pánico y pensar en el suicidio.
El sueco Robin Soderling, el primero en vencer a Rafael Nadal en Roland Garros, confesó haber sufrido pánico y pensar en el suicidio. Fuente: EFE
(0)
5 de julio de 2020  • 10:19

El ex tenista sueco Robin Soderling, que fue número 4 del ranking mundial en 2010 y el primero en vencer a Rafael Nadal en Roland Garros [en los octavos de final de 2009], reveló que sufrió ataques de pánico y ansiedad en su mejor etapa deportiva y que llegó a buscar por Internet formas para suicidarse.

Soderling anunció su retiro del tenis profesional por una mononucleosis en diciembre de 2015 -aunque su último partido había sido cuatro años antes en el torneo de Bastad-, sin embargo, ahora confesó que llevaba sufriendo problemas antes de que le diagnosticaran esa enfermedad, un virus que se transmite por la saliva o la sangre, también sufrido por Roger Federer aunque en forma más leve.

"Tenía ansiedad constante, me roía por dentro. Me sentaba en el departamento y miraba al vacío sin entender, el ruido más pequeño me provocaba pánico. Cuando una carta caía sobre el felpudo, me entraba tal pánico que caía al suelo. Si sonaba el teléfono, temblaba de miedo", confesó Soderling, ganador de diez títulos ATP, en Sveriges Radio, la emisora pública de Suecia.

El ex tenista Robin Soderling jugó por última vez en 2011, aunque oficializó su retiro en 2015, al sufrir mononucleosis.
El ex tenista Robin Soderling jugó por última vez en 2011, aunque oficializó su retiro en 2015, al sufrir mononucleosis. Fuente: Reuters

En 2009, después de disputar la primera de sus dos finales consecutivas en el Abierto de Francia (perdió ambas), empezó a sentir pánico por primera vez y, con los éxitos, aumentó la presión. "Solo había tres jugadores con los que podía perder, al resto tenía que ganarles, si no me sentía mal, fracasado, un perdedor", admitió el actual capitán del equipo sueco de Copa Davis.

En julio de 2011, después de ganarle al español David Ferrer en la final de Bastad, en vez volar hacia su casa en Estocolmo, Soderling prefirió conducir los 550 kilómetros de distancia. Pero en el trayecto empezó a perder la vista y la audición, su esposa debió tomar el volante. De un momento a otro, todo cambió. Y lo hizo en forma dramática. Aquel ante Ferrer terminaría siendo su último partido profesional.

"Me entró pánico, empecé a llorar. Lloraba y lloraba. Cada vez que pensaba en salir a la cancha, entraba en pánico. Por primera vez sentí que independientemente de cuanto quisiera, no podía, ni aunque me pusieran una pistola en la sien. Llegué a buscar en Google cómo suicidarme", aseguró, aunque dijo que realmente no quería morir, pero "cualquier cosa era mejor que esta vida en el infierno".

Ver esta publicación en Instagram

Let's go [R][R]

Una publicación compartida de Robin Soderling (@rsoderling) el

El diagnóstico de mononucleosis fue lo que acabó precipitando su retiro, aunque le llevó aún más tiempo recuperarse psíquicamente, según contó en la radio de su país y replicó la agencia EFE. "Rara vez hablamos de problemas psíquicos en la elite deportiva mundial, por eso quería contarlo. A los que se dedican al deporte y a sus padres les digo que entrenen duro y se lo tomen con calma. Haz deporte y sueña, pero si tienes éxito, mantén la perspectiva y búscate una vida, algo que yo no he hecho hasta ahora", afirmó Soderling.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.