Fabio Fognini, campeón de Montecarlo: la consagración de un talento imprevisible

Un momento ideal: Fognini besa el trofeo tras conquistar el principado
Un momento ideal: Fognini besa el trofeo tras conquistar el principado Fuente: AP
José Luis Domínguez
(0)
21 de abril de 2019  • 12:13

Nació en San Remo, en el noroeste de Italia, un lugar de ensueño a orillas del Mediterráneo. Pero podría haber surgido también en suelo rioplatense. El pecho bien alto, el paso cansino, algunas actitudes indolentes a veces. y talento, mucho talento. No se llega a Top 20 sin habilidad ni jerarquía. Le sobra mano a Fabio Fognini , el campeón del Masters 1000 de Montecarlo . A los 31 años, el italiano consiguió el título más importante de su carrera con un triunfo por 6-3 y 6-4 sobre el serbio Dusan Lajovic , aunque el paso más importante lo había dado en la víspera, al eliminar a Rafael Nadal -once veces campeón en el principado- en la semifinal.

Desde que Rafa irrumpió en el circuito (2005), su dominio en Montecarlo fue casi hegemónico, salvo por los triunfos de Novak Djokovic (2013 y 2015) y Stan Wawrinka (2014). Fognini sumó ahora su nombre a esta nómina de campeones en uno de los torneos más tradicionales e históricos del circuito. Merecido, en una semana inolvidable. Fiel a su estilo, bordeó la eliminación temprano: llegó a estar set abajo y 1-4 frente a Andrey Rublev en la primera rueda; lo ganó por 6-4 en el tercero. Pero luego eliminó a Alexander Zverev, el número 3 del mundo, en sets corridos. Mostró altibajos, pero le ganó a Borna Coric, y en la semifinal le dio una paliza tenística a Nadal, el emperador de las canchas lentas. Tan imprevisible como talentoso, Fognini es capaz de realizar estos pases de magia.

Venía mal la temporada, con más partidos perdidos que ganados (4-8) y cinco derrotas en primera rueda en los últimos seis torneos, incluidos los sendos tropiezos por Córdoba y Buenos Aires, donde rindió muy por debajo de lo esperado. Montecarlo parecía seguir la inercia negativa, con esa caída que se veía venir contra Rublev... Pero el tenis es un deporte en el que todo puede cambiar de un momento a otro. "Si al principio de la semana me decías que nos íbamos a ver el domingo, me hubiera reído en tu cara. Porque en la primera ronda estaba 4-6, 1-4 y con un punto de quiebre para quedar 1-5. Pero se puede decir que tuve suerte. Este es un deporte increíble", reconoció el italiano.

Fabio Fognini, con su trofeo de campeón de Montecarlo
Fabio Fognini, con su trofeo de campeón de Montecarlo Fuente: AP

Fognini es entrenado por el argentino Franco Davin -ex coach de Gastón Gaudio y Juan Martín del Potro-, aunque esta semana estuvo acompañado por Corrado Barazzutti, el histórico capitano de Copa Davis de Italia. Montecarlo es apenas el noveno título de la carrera de Fogna; el más trascendente, por lejos. La consagración en el principado le permitirá escalar seis posiciones en el ranking, desde el puesto 18° al 12°. El escalón más alto de su carrera, cada vez más cerca del Top 10 que buscó mucho tiempo, y que parecía quedarle lejos.

Fabio Fognini recibe la copa de manos del príncipe Alberto de Mónaco
Fabio Fognini recibe la copa de manos del príncipe Alberto de Mónaco Fuente: AP

Pero allí está Fognini, en lo más alto. A orillas del Mediterráneo, recibiendo la copa de campeón de manos del príncipe Alberto II de Mónaco. Un espacio ideal para ese tenis de alcurnia que el italiano puede desplegar. No siempre, o al menos no con la frecuencia o regularidad que podría tener para llegar más lejos. No suele tener filtro en sus declaraciones, tampoco. "Si tuviera cabeza, sería Top 10 durante diez años", reconoció luego de su victoria sobre Nadal, con una sonrisa y cierta autocrítica. El italiano es consciente de sus virtudes y también de sus puntos flojos, y aprendió a convivir con ello. En la final, dominó a Lajovic, novato absoluto en definiciones en el circuito ATP, y más allá del suspenso por un tirón en el muslo derecho del italiano cuando promediaba el segundo set, Fognini completó en forma una faena formidable.

Para los argentinos, Fogna es un viejo conocido. Fue finalista del ATP de Buenos Aires hace cinco años, cuando perdió el encuentro decisivo contra David Ferrer. En la Copa Davis, fue dos veces verdugo de nuestro país: ganó los tres puntos para Italia en la primera ronda de la serie que se disputó en Mar del Plata en 2014, y hace dos años, en el Parque Sarmiento, aportó el quinto punto para el éxito azzurro por 3-2, al ganarle a Guido Pella después de estar dos sets abajo.

Fognini se convirtió también en el primer italiano en proclamarse campeón en un Masters 1000 (serie que comenzó en 1990) y en el polvo de ladrillo monegasco desde que el legendario Nicola Pietrangeli lo hiciera en 1968, apenas unas semanas antes del comienzo de la era profesional. El propio Pietrangeli siguió desde uno de los palcos la final y alentó a su compatriota, al que acudió a felicitar tras la consagración.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.