Federico Delbonis: el sueño de volver a la Copa Davis, la familia y los altibajos en su carrera

Delbonis es el primer preclasificado en el Challenger de Buenos Aires
Delbonis es el primer preclasificado en el Challenger de Buenos Aires Fuente: AP
José Luis Domínguez
(0)
24 de septiembre de 2019  • 00:04

Federico Delbonis tiene 28 años, pero hace casi una década que está en el circuito. Espera seguir mucho tiempo más dentro del planeta ATP. Haga lo que haga, su carrera está marcada por aquel triunfo del 27 de noviembre de 2016 frente a Ivo Karlovic, que le dio a la Argentina la Copa Davis por primera vez en su historia. Como todos los integrantes de aquel equipo dirigido por Daniel Orsanic, atesora su réplica de la Ensaladera. "Está en un lugar destacado de mi casa, sí. Pero hay veces que pasa inadvertida por la vorágine en la que uno vive. Hay veces en los que uno se olvida lo que logró, más allá de las cosas que pasaron, de toda la gente que me saludó, de los que mandaban videos de las cosas que hacían cuando ganamos la copa, cómo festejaban, cómo lloraban... Eso fue muy emocionante, me llenó mucho, y obviamente cada vez que se acerca la fecha de conmemoración de ese logro se me vienen a la mente muchas cosas. Por ahí en el día a día no lo recuerdo tanto, pero sí va a quedar en mi historia, siempre me lo van a recordar y siempre lo voy a tener en mi carrera como uno de los grandes logros que supimos cosechar", reflexiona frente a LA NACION, antes de su estreno en el Challenger de Buenos Aires que se juega esta semana en el Racket Club de Palermo, y que lo tiene como principal preclasificado.

Delbonis está 75° en el ranking, unos escalones por debajo del puesto que ocupaba cuando alzó la Davis (41°). Los números van y vienen, lo tiene claro. También es consciente de su realidad. "Vengo con un par de temporadas con bajos y altos, ni malas ni buenas. Obviamente me gustaría estar mejor, pero creo que los últimos años los he llevado con altibajos en el juego, en el físico. Tuve la lesión en 2017 (en la cadera) que no me dejó estar bastante tiempo al 100 por ciento, pero ahora me siento muy bien, con ganas de competir. Yo me veo con muchos años en el circuito, tampoco tengo que volverme loco por lo que está pasando. Me siento en la mitad de mi carrera. Se avanzó mucho en la longevidad del tenista. Estoy con ganas de mejorar y ver qué es lo que depara el futuro. Lo bueno es que estoy dentro del top 100, y si las cosas me van bien, tengo la chance de terminar en el top 50, que es uno de los objetivos de este año", cuenta Delbo.

Delbonis acumula 2 títulos de ATP y 11 en challengers
Delbonis acumula 2 títulos de ATP y 11 en challengers Fuente: AP

El ranking actual lo obliga a jugar algunos challengers, más allá de la intención de estar el mayor tiempo posible en los ATP. Por eso, después de este paso por Buenos Aires, la agenda del zurdo incluye los torneos de Amberes, Viena y París-Bercy. Entrará directamente en Bélgica, y deberá disputar la qualy en los otros. Después, es tiempo de Copa Davis... ¿Estará en el equipo que acudirá a la Caja Mágica de Madrid? "Hablé con el capitán (Gastón Gaudio) y me dijo que estaba entre los jugadores que estaba siguiendo. Le dije que tenía ganas de jugar, así que está en él la decisión que quiera tomar. Por ahí jugar la Davis en un país neutral no está tan bueno, pero no deja de ser la Copa Davis y seguís representando al país, eso es lo lindo y lo que a uno todavía le llama la atención. Yo quiero estar y voy a hacer todo lo posible para ser convocado", es la respuesta. La esperanza para noviembre está. Pero primero toca jugar en casa, esta semana.

-Alternaste torneos de nivel ATP con challengers este año. ¿Se sienten las distancias de jerarquía entre unos y otros?

-No, la verdad es que se achicó muchísimo. Hoy está muy parejo del 250° al 30°; si no estás bien, cualquiera te puede ganar. Por ahí antes era más complicado, pero hoy en día hay más mecanismos, hay más gente que puede viajar con entrenadores, se incorporaron la prevención de lesiones con kinesiólogos, con ejercicios, y todo eso hace que el jugador haya evolucionado en todos los aspectos, y que el nivel se haya emparejado hacia arriba. Para ganar cualquier torneo hoy tenés que estar en muy buenas condiciones, estar muy bien toda la semana y entender que hay momentos que te va a ir bien, otros momentos que quizás la pases mal dentro del torneo, pero hay que estar preparado para tratar de superarlo.

-¿Y cuál es el objetivo?

-La idea que uno tiene es mantener el nivel a lo largo del año. Eso es lo que te va a dar a la larga el ranking, la mejoría en ciertos torneos. Lo que logré en la última gira, de ganar un challenger (en Perugia) y llegar a semifinales de un ATP (Bastad) en la semana siguiente, es algo que no me pasaba. Eso es para destacar, sentí que mejoré jugando muy buenos partidos, levantando algunos, jugando otros muy buenos. Eso me llenó de ilusión para tomar el resto del año de la mejor manera.

Delbonis, ante el desafío de ganar en Buenos Aires
Delbonis, ante el desafío de ganar en Buenos Aires Fuente: AP

-¿Y qué creés que tenés para mejorar?

-Por ahí no estoy en un momento que me gustaría en cuanto a los resultados, pero tampoco quiero decir que estoy en un nivel malo, sino que tengo que ajustar pequeños detalles en el día a día que son importantes. Son detalles que por ahí no lo nota la mayoría de la gente, pero cuando se dan, vienen los resultados. Hoy en día todo el mundo sabe pegar la derecha cruzada, el revés paralelo, sacar bien, devolver bien, pero hay momentos del partido en los que saber qué cosas tenés que hacer o cómo tirar bien la bola es más importante. Esas cosas terminan por marcar la diferencia.

Durante mucho tiempo, Delbo se acostumbró a estar acompañado en las giras por Virginia, su mujer, y Celina, su hija que en pocas semanas cumplirá seis años; en mayo pasado llegó Mateo. Esas compañías ahora se han espaciado un poco más. "Es complejo, pero no deja de ser un lindo desafío tener mi familia, que cuando puede viajar lo hace. Mi señora tiene su trabajo... Estoy muy contento porque ella fue un pilar fundamental en mi carrera, como toda mi familia, pero decidió que quería trabajar; le gusta lo que está haciendo, y respeto muchísimo las decisiones que toma. Obviamente que cuando viene mi familia a las giras cambian mucho las rutinas, porque muchas cosas son distintas, es distinto de cuando estás solo con tu coach o el kinesiólogo. Pero mis hijos me cambiaron la vida y las prioridades. A uno lo llenan de energía estas cosas, te hacen disfrutar más el afuera del torneo, que es más monótono cuando vas del hotel al club y del club al hotel", explica.

En estos casi diez años en el circuito, Delbonis también se acostumbró a ver al tope del tour a Novak Djokovic, Roger Federer o Rafael Nadal. El zurdo no se queda con el Big 3 y suma a Andy Murray. "Sí, lo incluyo a él también. Para mí son cuatro que jugadores que no sé si vamos a volver a ver algo semejante. En cuatro tipos tenés casi 60 títulos de Grand Slam (58, en realidad). Después de ellos sólo ganaron Wawrinka, Del Potro y Cilic, y alguno más, pero no hay muchos más que hayan ganado algo grande en todo este tiempo, por eso ellos han marcado la historia del tenis. A la nueva generación le cuesta entrar, porque los que están arriba de todo tienen un nivel por encima del resto que va más allá de la edad. Siguen jugando y mejorando su tenis a niveles impensados. Si vos lo veías a Rafa cuando empezó, jugaba muy retrasado, y hoy en día juega casi sobre la línea, y muchas veces sube. Las nuevas generaciones todavía tienen muchas cosas que aprender". ¿Y el futuro, Delbonis? "Por ahí uno quiere jugar hasta los 40, pero también tengo que sentir que me siento competitivo en este nivel, o en cuál nivel no. Eso es lo importante. Yo todavía siento que tengo cosas para mejorar, cosas para dar, quiero seguir todo lo que sea posible".

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.