Gusti Fernández, de la frustración a la hazaña: el césped también se rindió al número 1

El tierno abrazo de su sobrinita Elena, el mejor premio para Gusti Fernández
El tierno abrazo de su sobrinita Elena, el mejor premio para Gusti Fernández Fuente: LA NACION
Sebastián Torok
(0)
15 de julio de 2019  • 07:00

LONDRES.- Van casi dos horas de partido. Después de haber arrancado con la pólvora humedecida, Gustavo Fernández, el Lobito, uno de los mejores tenistas en silla de ruedas del mundo, está plantando en el Court 3 de Wimbledon, el mismo en el que Guido Pella derrotó hace unos días a Milos Raonic, frente al japonés Shingo Kunieda, el jugador que revolucionó ese deporte. El cordobés está por sacar 5-1 para ganar el título y despojarse del estigma de las finales perdidas en el All England, luego de ceder en 2018 y 2017 frente al sueco Stefan Olsson. En un rincón del estadio, gran parte del equipo de trabajo y de la familia de Fernández prepara el festejo. Sin embargo, al tenista de 25 años lo invaden los demonios, comete tres doble faltas y pierde fácil su servicio (5-2). Maldice, se lamenta, pero recapitula de inmediato y sale con todo el impulso posible al próximo game de saque. Y Kunieda sufre la furia de Gusti, que termina su obra maestra venciendo al mejor jugador adaptado de la historia por 4-6, 6-3 y 6-3. Así, el argentino se adueña del tercer torneo grande consecutivo del año, luego de haber ganado el Abierto de Australia y Roland Garros; si festeja en el US Open, se adjudicará el Grand Slam.

El hijo de Gustavo Ismael Fernández, destacado exbasquetbolista de la Liga Nacional y actual coach de Estudiantes de Olavarría, se transformó en el primer tenista adaptado en ganar los tres primeros majors de la temporada desde que se introdujo la competencia individual en los cuatro certámenes. El último en sumar la categoría de singles fue Wimbledon, en 2016 (antes de esa decisión solo aceptaba la acción en dobles). "Es una locura. Más allá de los títulos, ganar Wimbledon es una locura. Lo hablaba con mi entrenador [Fernando San Martín]. Vengo de ganar dos Grand Slam en un año y ahora esto. Estoy desbordado, no entiendo qué pasa", confesó el Lobito Fernández, que obtuvo un premio de 46.000 libras (US$ 57.800) y desde este lunes regresa al número 1 de su categoría.

¿Cuál es la diferencia de jugar sobre césped? "Es difícil mantener la misma idea y no cambiarla todo el tiempo, porque el rebote no es el mismo y no podés correr tan bien como en las otras superficies. A mí me gusta construir el juego, jugar rallies largos. Pero en el pasto no tenemos muchas posibilidades de hacerlo. De inmediato hay que prepararse para disparar. Lo hace un poco diferente al resto. Pero una vez que te acostumbrás, tiene sus encantos", explicó el oriundo de Río Tercero, que alcanzó su quinto trofeo individual de Grand Slam.

En el primer set, Kunieda (diestro, al igual que Gusti) logró un porcentaje de servicios superior al de Fernández y, si bien anotó apenas un punto ganador menos que el argentino (16 contra 17), cometió menos errores no forzados (8 contra 12). Por momentos, Kunieda pareció dominar psicológicamente a un rival al que le saca un amplio margen en el historial: antes de la final de Wimbledon era de 22-7. "¿Si en ese primer set se me cruzaron las dos finales de Wimbledon perdidas? Las dos finales están, están siempre en la cabeza. Negarlas sería ser necio, pero lo que me sirvió mucho fue haber hablado de eso con el equipo. Ya había pasado por las finales, ya sabía lo que era perder acá, lo que era jugar mal. Ya pasé por eso, me enfoqué simplemente en estar y jugar. No era que estaba jugando mal al principio, pero quizás no estaba del todo sólido. Después, a finales del primer set, me sentí con el dominio del juego. Me ordené, empecé a usar mi revés para lastimar y alrededor de eso empezó a funcionar el resto".

Gustavo Fernández es por primera vez rey en el césped; recuperó el Nº 1 del mundo y apunta al Grand Slam en 2019
Gustavo Fernández es por primera vez rey en el césped; recuperó el Nº 1 del mundo y apunta al Grand Slam en 2019 Fuente: LA NACION

Kunieda, de 35 años, fue el atleta que modificó el tenis en silla de ruedas por completo, el que lo volvió más potente y atractivo hasta posicionarlo en el alto nivel que tiene en el presente. Invicto durante casi tres temporadas, triple medallista paralímpico y con 22 títulos de Grand Slam, es uno de los embajadores del mismo gigante textil que viste a Roger Federer y a Kei Nishikori. "Lo admiro desde que lo vi jugar por primera vez, creo que en una Copa del Mundo. Él fue el que elevó este deporte, el que lo cambió. Es un honor jugar contra él. Me hizo mejor jugador", relató Gusti Fernández.

Por la diferencia de edad que tiene con Kunieda y el crecimiento que está luciendo, ¿el argentino se anima a soñar con seguir haciendo historia en el tenis adaptado? "Lógico que uno sueña, pero es como irse demasiado en aspectos que no puedo controlar. No sé si voy a ganar 20 Grand Slam más o ninguno. Yo simplemente me tengo que enfocar en seguir mejorando, que me está sirviendo mucho. De la mano de eso van a seguir llegando las cosas. No tengo que perder el foco. Porque si pienso en hacer historia, es muy fácil perderse. Este no es un trabajo solo, tengo un equipo grande que trabaja mucho para que después yo haga lo que hago en la cancha. Me rodeé de muy buenos profesionales y tuve el mérito de escucharlos y saber aprender de ellos", sentenció Fernández. En Londres, además de estar acompañado por San Martín, fue asistido por el kinesiólogo Juan Carlos Varela, el sparring Juan Ignacio Crespo y Santiago Sánchez, un catedrático que es director de una maestría en la Universidad de Bath y trabaja la concentración. Solo faltó el PF Matías Tettamanzi.

"El pasto es para las vacas", fue la frase histórica de Guillermo Vilas. Bueno, también para Gustavo Fernández, quien no deja de crecer.

Gustavo Fernández se consagró campeón después de superar por 4-6, 6-3 y 6-3 al japonés Kunieda, el mejor jugador adaptado de la historia
Gustavo Fernández se consagró campeón después de superar por 4-6, 6-3 y 6-3 al japonés Kunieda, el mejor jugador adaptado de la historia Fuente: LA NACION

La galería de notables en el césped

Además del cordobés Gustavo Fernández, desde hoy nuevamente N°1 del ranking, los tenistas argentinos que fueron campeones en distintas categorías del tradicional torneo de Wimbledon, el tercer Grand Slam de la temporada, fueron los siguientes: Gabriela Sabatini en dobles, junto con la alemana Steffi Graf (1988); María Emilia Salerni en single junior (2000) y en dobles juniors, junto con la checa Daniela Bedanova (1999); Gisela Dulko en dobles junior, junto con la estadounidense Ashley Harkleroad (2001); Guillermo Coria y el cordobés David Nalbandian en dobles junior (1999), y Axel Geller en dobles junior, en pareja con Yu Hsiou Hsu, de Taipei (2017). 'Gusti' Fernández, además, ya se había coronado en la prueba de dobles, en 2015, junto con el francés Nicolas Peifer.

Esta vez, con la familia completa

En Londres, Gusti Fernández contó el sostén familiar. Además de su novia, Florencia Tagliaferro, estuvieron sus padres, Gustavo Ismael Fernández y Nancy Fiandrino, y su hermano, Juan Manuel (basquetbolista del club italiano Trieste), que se dio el gusto de verlo competir en el profesionalismo por primera vez. También participaron de esta semana tan emocionante Génesis Warner, mujer de Juan Manuel, y los pequeños Thiago y Elena (salió corriendo en busca del tío luego del triunfo). Todos vistieron una remera blanca, con la inscripción GF #4, que es el número con el que firman los tres varones Fernández, y los colores verde y violeta característico de Wimbledon.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.